Día Mundial de los Derechos del Nacimiento: La Violencia Obstétrica en el Nacimiento

Mañana se celebra el Día Mundial de los Derechos del Nacimiento, este año se trata la Violencia Obstétrica en el Nacimiento, una cesárea sin motivo o programada, la obligación a dar a luz en posición decúbito supino, acelerar un parto de forma artificial, etc.

Violencia obstétrica

Este año se ha modificado la fecha de la celebración del Día Mundial de los Derechos del Nacimiento, recordemos que hasta el momento se celebraba el 7 de junio por ser el día en el que se fundó la Plataforma pro Derechos del Nacimiento. A partir de ahora este evento se celebrará la tercera semana del mes de mayo, por lo que la fecha cambiará en algunas ocasiones.

Mañana se celebra el Día Mundial de los Derechos del Nacimiento 2014 y el tema elegido es “La Violencia Obstétrica en el Nacimiento“. La PDN nos explica qué es la violencia obstétrica en varios puntos, se considera un modo de forzar a que una mujer dé a luz inmovilizada por tener que estar conectada a un aparato de monitorización, como consecuencia se puede detener el parto y no evolucionar. Con la monitorización la tasa de cesárea se multiplica por 1’4, por eso la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que la monitorización fetal sólo se lleve a cabo en casos muy concretos y cuidadosamente seleccionados.

Violencia obstétrica es también forzar a una mujer a que dé a luz en decúbito supino, es decir, acostada boca arriba. Como consecuencia de esta acción, la gravedad no ayuda a desarrollar el proceso de parto y por tanto son necesarias contracciones más fuertes, mayor número e intensidad de pujos que pueden derivar en desgarros y en otro tipo de problemas. Se señala además que la vena cava con esta posición se comprime y llega menos sangre a la placenta, las posibilidades de cesárea a consecuencia del sufrimiento fetal se incrementan. Las mujeres deben adoptar la posición que les sea más cómoda para el parto, no deben ser forzadas a adoptar la posición decúbito supino.

Impedir el vínculo temprano entre recién nacido y madre es también violencia obstétrica, el recién nacido echará de menos el olor y el calor que le puede brindar su madre y por tanto, se incrementará su nivel de ansiedad. Algunos estudios demuestran que si se cuida este vínculo inicial se incrementa la probabilidad de que la lactancia materna no fracase.

Otro punto enmarcado en este tipo de violencia es intentar alterar el proceso de un parto de bajo riesgo intentando acelerarlo de forma artificial, en este caso una mujer necesitará la epidural y quizá no la deseaba. En este caso la probabilidad de que el parto acabe en cesárea también se incrementa. Realizar una cesárea innecesaria o programarla también se consideran violencia obstétrica, pueden aumentar las complicaciones y los recién nacidos sufrir problemas respiratorios.

A continuación os transcribimos el manifiesto de la Plataforma pro Derechos del Nacimiento en contra de la Violencia Obstétrica.

Queremos mostrar nuestro rechazo al maltrato ejercido en muchas instituciones sanitarias contra los bebés y sus madres en el momento del nacimiento/parto.
Pedimos que se tenga en cuenta la sensibilidad y vulnerabilidad de los bebés naciendo y de las mujeres pariendo.
Queremos que se contemple a la hora de programar y atender un parto/nacimiento, que esos momentos están marcando parte de la vida del bebé y su madre para siempre.

– Para la mayoría de los/las profesionales que están atendiendo el acto, no es más que un trabajo rutinario en el que el único objetivo es que el bebé nazca vivo y acabar cuanto antes el trabajo. Para ello no importa si hay que interrumpir su gestación, sacarle por un lugar que no es el que está destinado para ellos, estirar de su cabecita con unos hierros fríos y duros (fórceps), pincharle, aspirarle… La mayoría de estas acciones se hacen por protocolo y sin reflexionar sobre sus resultados.

– Para la mujer que pare se convertirá en uno de los momentos más importantes de su vida. Un momento esperado y preparado durante meses y en el que lo que más necesita, es respeto hacia su capacidad para llevar a cabo un trabajo para el cual está perfectamente diseñada y capacitada. Basta con que el personal que la asiste, mantenga esa confianza en su potencial en lugar de anularlo con drogas y palabras que la desconectan de su cuerpo y la llevan a depender de los demás en uno de los momentos más poderosos de su vida.

– Para el bebé que está naciendo será una de las experiencias más impactantes de su vida. Ninguna (por importante que sea), será tan significativa como la que está viviendo en ese momento. El bebé registrará en su psique, lo que es ser recibido y tratado por la sociedad y con esos registros se moverá después por su vida.

La mayoría de las veces bastaría con dejar que la naturaleza hiciera su trabajo y que el acto fluyera por sus propios medios acompañando a la mujer desde el respeto la confianza y la paciencia.

Pero muchas veces en lugar de ello se actúa por protocolos o por prisas, sin permitir que se desarrolle de una forma natural y poniendo en peligro un proceso que sería fácil si se respetara el tiempo y el ritmo que requiere un acto fisiológico y con él, al bebé y a su madre.

Las consecuencias la mayoría de las veces son problemas provocados por las intervenciones innecesarias que acaban por requerir otras intervenciones muchas veces con resultados dramáticos para los protagonistas de la experiencia.

¡¡¡Basta ya de intentar ignorar las consecuencias de ese acto y lavarse las manos como si nada pasara, cuando las consecuencias son para siempre!!!
Tenemos la obligación de dejar de hacer oídos sordos ante algo tan trascendente como es nacer y defender al bebé de la Violencia Obstétrica.
Pedimos que se modifique la asistencia al nacimiento/ parto y que se creen instituciones que permitan a la mujer parir y a los niños/as nacer utilizando sus recursos y con el respeto que este acto merece.

Ángeles Hinojosa

Plataforma pro Derechos del Nacimiento

Desde esta plataforma se solicita la modificación de la asistencia al parto y que se creen instituciones que permitan a la mujer parir y a los niños nacer utilizando sus recursos y con el respeto que este acto merece. Podéis conocer más detalles sobre el Día Mundial de los Derechos del Nacimiento: La Violencia Obstétrica en el Nacimiento a través de la página oficial de la campaña.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...