Demonizar la cesárea no es ninguna solución

La cesárea es muy procedimiento quirúrgico que responde a una necesidad, más que a un simple deseo.

hospital-840135_1920

Son muchas las mujeres embarazadas que aseguran querer dar a luz de manera natural. Es decir, tener un parto vaginal. Y en la mayoría de los casos esta decisión se debe más a la influencia social que a la necesidad real del caso.

Actualmente se compara mucho el parto vaginal con la cesárea. Cuestionándose cuál método de parto es mejor que otro y al mismo tiempo asociando estos procesos con la maternidad. Infortunadamente la cesárea queda perjudicada en el debate.

La cesárea como método de parto

Es vedad que la recuperación de un parto vaginal es mucho más rápida que la de una cesárea. Incluso si no se presenta complicaciones importantes dentro de esta.

Es posible luego de un parto vaginal la madre pueda caminar con completa normalidad al día siguiente. Mientras la que tuvo una cesárea, no. No obstante, esto no convierte el método en algo malvado.

La cesárea por lo general se aplica en mujeres con embarazos que presentan una condición especial. La madre es llevada a quirófano en donde se le colocan cortinas sobre la barriga. El bebé nacerá a través de una incisión horizontal menor de 6 pulgadas de largo, hecha por el cirujano.

Se considera un procesamiento invasivo, que requiere de una recuperación más larga. Esto debido a que hay una incisión que necesita sanar correctamente.

Demonización de la cesaría

El método de parto por cesárea ha creado un sinfín de ideas que afectan las decisiones de las futuras madres. Algunas hacen referencia en que una madre es mejor que otra dependiendo de cómo ha traído a su bebé al mundo, siendo esta una valoración injusta.

Lo que muchas personas desconocen es que este procedimiento por lo general no es una decisión de la madre, sino de las circunstancias.

Las cesáreas son una necesidad, más que una elección. Muchas de las madres prefieren tener un parto natural. Y este es por supuesto la opción más llamativa y recomendada, pero sencillamente no todas pueden tenerlo.  Aunque todo vaya bien en el principio del embarazo, los planes pueden cambiar, y las cesáreas sirven como un método seguro.

No debe ser despreciada

Este método no debe ser demonizado, ni menospreciado. Ya que no es un tema de elección sino de necesidad, y puede deberse al bienestar de  la madre como al bebé en camino. Es una vía que deja cicatrices en la madre y que no la hace mejor ni menos que otras. Solo la convierte en mamá.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...