Beneficios de exponer al recién nacido por cesárea a las bacterias vaginales

Una investigación muestra que se puede exponer a los recién nacidos por cesárea a las bacterias vaginales, logrando así que su microbiana sea similar al de un recién nacido por parto vaginal, lo que reducirá el riesgo de que los bebés puedan sufrir determinadas enfermedades metabólicas e inmunológicas.

Parto por cesárea

Según un estudio desarrollado por la Escuela Icahn de Medicina de Monte Sinai (Estados Unidos), los recién nacidos por cesárea reciben un conjunto de microrganismos diferente al que reciben los recién nacidos por parto vaginal, al no entrar en contacto con las bacterias que habitan en la vagina, los bebés nacidos por cesárea pierden la posibilidad de enriquecer el microbioma, lo que incrementa el riesgo de sufrir determinados trastornos metabólicos y enfermedades inmunológicas.

Los expertos explican que son muchos los beneficios de exponer al recién nacido por cesárea a las bacterias vaginales, la solución pasa por hacer llegar estas bacterias al bebé mediante una técnica que consiste en limpiar a los recién nacidos tras el parto durante un par de minutos con una gasa incubada e impregnada con los microorganismos presentes en la vagina de la madre.

Recordemos que hace un par de semanas hablábamos sobre cómo afectaba el tipo de parto y la alimentación que recibe el recién nacido a su flora bacteriana. Una investigación de la Facultad de Medicina Geisel del Colegio Dartmouth, mostraba la existencia de una clara asociación entre los dos parámetros y los microorganismos presentes en el organismo del bebé. A esto hay que sumar que también son muy importantes la comunidad bacteriana presente en la placenta materna, que aunque pequeña, está muy diversificada y se cree que podría tener un papel importante en el desarrollo y salud de los futuros bebés, de ello hablábamos aquí.

El grupo de investigadores recolectó muestras de 18 niños, 7 nacidos por parto vaginal y 11 por cesárea, de los que 4 de este último grupo fueron sometidos a esta limpieza con bacterias vaginales. Un mes después analizaron el microbioma de todos los bebés para comprobar sus características, se observó que los cuatro bebés que habían recibido el “baño de bacterias vaginales” tenían un microbioma similar al de los bebés que nacieron por parto vaginal. Hay que remarcar que aunque similar, no era igual, ya que no se realizó una transferencia completa de bacterias tal y como habría ocurrido en un parto normal. En cambio, los bebés nacidos por cesárea a los que no se les aplicó esta técnica, tenían un conjunto de bacterias diferente al de los nacidos por parto vaginal y los tratados con la nueva técnica.

Teniendo en cuenta que el nacimiento por cesárea está asociado a sufrir determinadas enfermedades, merece la pena tener en cuenta esta nueva técnica para mejorar la composición del microbioma de los bebés nacidos por cesárea. Aquí explican que los expertos comentan que el tratamiento o baño con bacterias vaginales sería mínimo y en cambio ofrecería muchos beneficios, apuntan incluso que se podría instaurar como un procedimiento habitual, pero aún quedaría mucho camino por recorrer hasta que esta opción se implantase.

Este estudio piloto ha demostrado que la técnica es segura y se puede llevar a cabo sin que pueda suponer un riesgo para los recién nacidos, pero antes es necesario llevar a cabo nuevas investigaciones con un mayor número de bebés que certifiquen que ese cambio en la colonia bacteriana tendrá efectos positivos en los bebés a largo plazo. Sin duda, es un estudio interesante, si los resultados son los esperados, en un futuro a corto o medio plazo, se podrá mejorar la salud y calidad de vida de los bebés nacidos por cesárea, gracias al contacto con las bacterias que habitan en la vagina. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Nature.

Foto | Rowan Peter

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...