Asfixia del recién nacido

Asfixia  del recien nacido

Algunos recién nacidos sufren asfixia, esto es que no pueden respirar, el cerebro regula la respiración y lo que causa la asfixia del recién nacido es un fallo cerebral que impide que funcione normalmente. Esto ocurre a veces porque la placenta que suministra oxígeno al feto en el útero deja de mantener un aporte adecuado de oxígeno al cerebro durante los esfuerzos del parto. Esto sucede con frecuencia cuando el bebé es muy pequeño en relación con el tiempo de embarazo o cuando lo ha excedido considerablemente.

A veces el cerebro del bebé se daña durante el parto, en casos muy raros el funcionamiento queda también disminuido cuando la madre toma una medicina analgésica un poco antes del parto, mientras que en algunas ocasiones el cerebro está mal formado a causa de un fallo ocurrido durante el desarrollo del útero.

Los síntomas de la asfixia del recién nacido son que el bebé no es capaz de respirar o llorar cuando nace, en casos leves la piel es de un color azul y las extremidades son muy rígidas aunque puede producirse movimiento en ella. En los casos más graves el bebé tiene un color ceniza, está inmóvil y lacio.

La frecuencia de esta enfermedad es de un 10% de recién nacidos que necesitan ayuda para la respiración pero con los modernos procesos en obstetricia el número de los afectados ha descendido bastante. La mujer que fuma durante el embarazo tiene más probabilidades de dar a luz un bebé de tamaño menor y que por lo tanto padezca asfixia del recién nacido en el momento del parto.

El riesgo de lesión permanente en el cerebro (después de 4 o 5 minutos de falta de oxígeno) o incluso de muerte (a los 10 minutos de carencia) es baja pues todos los tocólogos y comadronas están preparados para resucitar un niño asfixiado en unos segundos después del parto.  La carencia de oxígeno en la placenta se detecta durante el parto en cuyo caso se puede prevenir la asfixia del recién nacido o disminuirla al mínimo acabando el parto de forma urgente.

Si el niño nace asfixiado las secreciones del líquido del útero junto con el moco se aspiran rápidamente de la boca del bebé, la nariz y la garganta por medio de un tubo especial, en caso leves de asfixia del recién nacido se hace boquear al bebé inhalando oxígeno lo que hace que el cerebro inicie la respiración. Si esta técnica no tiene éxito puede colocarse una máscara especial de oxígeno sobre la cara del bebé bombeando oxígeno a presión en el tracto respiratorio o puede hacerse cosquillas en el interior de la nariz con un tubo a través del cual fluye oxígeno.

En los casos graves de asfixia del recién nacido se introduce oxígeno en los pulmones por medio de un tubo que se inserta en la tráquea y se inicia la respiración artificial, la respiración espontánea generalmente se emprende en el término de unos pocos minutos. En ocasiones cuando el cerebro se ha dañado durante el parto o no está correctamente desarrollado la respiración artificial puede tener que continuarse varias semanas.

Foto| salimfadhley

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 4,33 de 5)
4.33 5 3
Loading ... Loading ...