Útero artificial para el desarrollo de bebés muy prematuros

Se ha creado un útero artificial con el que se han podido reproducir las condiciones del útero materno para el desarrollo de fetos muy prematuros. De momento, el sistema se ha probado con corderos con resultados positivos, si todo se desarrolla según lo previsto, en una década se podrían sustituir las actuales incubadoras por estos dispositivos para garantizar un mejor desarrollo de los bebés.

Útero artificial

Un grupo de investigadores del Hospital Pediátrico de Filadelfia (Estados Unidos) y concretamente del Centro de Investigación Fetal, ha presentado un nuevo dispositivo bautizado como útero artificial que tiene el propósito de, en un futuro, facilitar el desarrollo de bebés muy prematuros, abandonando las actuales incubadoras.

De momento, el simulador del útero materno se ha probado con éxito en animales (corderos) que se encontraban en fase fetal, gracias a este sistema, se da a los animales el tiempo necesario para que puedan desarrollarse y estar más preparados para su camino en la vida. El sistema es un prototipo, como se aprecia en las fotografías, básicamente se trata de una bolsa que contiene un fluido producido en el laboratorio que emula al líquido amniótico, también integra aparatos de seguimiento de diferentes funciones, el flujo sanguíneo, los signos vitales, etc.

El cordero prematuro crece en el interior del útero artificial, en un ambiente estéril, respira líquido amniótico y la temperatura es constante y controlada, emulando las condiciones del entorno natural (útero materno). El corazón bombea sangre a través del cordón umbilical que es recogida por una máquina de intercambio (oxigenador de baja resistencia) situada fuera de la bolsa uterina. Parece ser que se ha tardado tres años en desarrollar el sistema, durante este tiempo se crearon cuatro prototipos, hasta que al fin se ha desarrollado el definitivo.

El líquido amniótico artificial fluye dentro y fuera de la bolsa, es un líquido que proporciona los nutrientes necesarios para el desarrollo del feto, y facilita que los pulmones y otros órganos funcionen en este ambiente como lo harían en el interior del vientre de la madre. El prototipo ha sido testado con seis corderos cuya prematuridad equivaldría a la de un bebé de 23 semanas de gestación. Evidentemente, tras constatar y certificar su viabilidad, será necesario reducir su tamaño para adaptarlo a las condiciones físicas de los bebés prematuros.

Centro de Investigación Fetal

Tras los experimentos con animales, previsiblemente llegará la etapa de los ensayos clínicos con seres humanos, si se demuestra la viabilidad y efectividad del sistema en esta etapa, los expertos consideran que dentro de 10 años los bebés muy prematuros no tendrán que estar en una incubadora, evitando muchos de los peligros que en la actualidad deben superar, se desarrollarán en úteros artificiales similares al que han presentado y con las condiciones descritas.

Hay que destacar que los expertos comentan que el sistema está concebido para bebés a partir de 23 semanas y no tienen intención de que se utilice en fetos con una edad gestacional inferior, la razón de ello es que existen muchas limitaciones, tanto en tamaño como en el funcionamiento fisiológico, lo que supondría correr muchos riesgos. No es de extrañar que en unos años, lo que ahora se considera como riesgos, sea superado y el sistema se pueda utilizar con fetos más pequeños.

En el vídeo que podéis ver bajo estas líneas, los expertos explican cómo funciona el sistema, su efectividad y los planes de futuro.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web del Hospital Pediátrico de Filadelfia, y en este artículo publicado en la revista científica Nature Comunications.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...