Una hora de sueño extra ayuda a los niños a aprender más

Todos sabemos bien que el buen descanso es fundamental para el óptimo crecimiento y desarrollo, en todas las etapas de la vida, pero sobre todo durante la infancia que es un tiempo de grandes y permanentes cambios. Un reciente estudio ha descubierto que dejar a los niños dormir una hora extra los puede favorecer ampliamente ya que según se ha podido comprobar los vuelve mucho más atentos con gran facilidad para aprender.

Una buena noche de descanso con una hora extra de sueño haría que los pequeños se despierten de mejor humor, mucho más atentos, menos irritables y con menores posibilidades de frustrarse en las actividades diarias. Es valioso destacar que estas mejorías por dormir más equivalen a las consecuencias de dormir menos, es decir, un niño que duerman una hora menos de lo acostumbrado puede despertar con menos energía, de mal humor, irritable y caprichoso, lo que le hará difícil la jornada escolar.

Los investigadores a cargo de este nuevo trabajo han sido el doctor Reut Gruber y su equipo de la Universidad McGill, de Canadá. Lo que se buscó de manera concreta fue analizar el impacto que tiene la moderada extensión o restricción de las horas de sueño sobre el comportamiento infantil en lo que refiere a sus capacidades escolares, y los resultados demostraron que ambas cosas se sitúan en lados opuestos de la balanza, el tiempo que se dedica a dormir se traduce en mejoría o deterioro cognitivo.

Durante la investigación fueron evaluados 34 niños y niñas de 7 a 11 años de edad, todos ellos sin problemas de ningún tipo, ya sea de comportamiento, académicos o de sueño. Se dividió al grupo a la mitad y con el consentimiento de sus padres a uno de los grupos se les suprimió una hora de sueño al día durante cinco día, mientras que al segundo grupo recibió una hora extra de sueño durante la misma cantidad de tiempo.

Los resultados se obtuvieron mediante encuestas realizadas a profesoras y demostraron que solamente agregar 27 minutos más de sueño cada noche representaba una gran mejora en la capacidad infantil para portarse bien y aprender en la clase, mientras que perder 54 minutos de sueño se traducía en mala conducta y somnolencia diurna con un mal desempeño en las actividades escolares, como era de esperarse. El autor del estudio indica:

“Una película más o un video juego menos antes de ir a la cama pueden significar cambios potencialmente significativos en la forma como el niño se concentra e interactúa en la sala de clases”.

Vía | El Tiempo
Foto | thejbird

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...