¿Una guardería danesa no celebrará la Navidad para no ofender a los musulmanes?

Lo leemos y no lo creemos, en algunas ocasiones se ha hablado de racismo contra los inmigrantes, pero en este caso podemos hablar de todo lo contrario, al parecer, una guardería danesa no celebrará la Navidad para no ofender a los musulmanes. Es una decisión que ha tomado la guardería situada en la localidad de Lillerot, cuya población no supera los 15.000 habitantes, pero parece ser que la afluencia de inmigración musulmana ha sido tan grande que la guardería cuenta con una mayoría de niños daneses musulmanes.

Los profesores temen que si celebran la Navidad, podrían ofender al colectivo musulmán, es decir, se deja a un lado las costumbres y cultura propia del país para dar paso a la cultura y creencias de quienes han llegado buscando una vida mejor, se han establecido y ahora parecen querer cambiar el país según su criterio, creencias y cultura. Por supuesto, la Iglesia danesa no está de acuerdo con esta decisión, ya que celebrar la Navidad es algo importante y forma parte de la cultura y tradición del país.

No es precisamente un ejemplo de integración, convivencia o sociabilidad, deberían respetarse los derechos de todos por igual y en nuestra opinbión se deberían respetar las creencias y cultura del país, sobre todo si éste te ha acogido, proporcionado trabajo y ofrecido las ayudas oportunas. En Dinamarca la inmigración se ha convertido en un problema, sobre todo por la religión, al parecer la religión islámica (sobre la que no tenemos nada en contra) se ha convertido en la segunda creencia más seguida del país.

Se está creando un clima nada saludable que no contribuirá a la aceptación y la integración de niños daneses musulmanes (nacidos de familias inmigrantes musulmanas) y niños daneses. El número de extranjeros en Dinamarca alcanza el 4% de la población total, colectivo que al parecer acapara la mayoría de los servicios y prestaciones sociales, algo que evidentemente no agrada a los originarios de ese país. A esto hay que añadir la actuación de algunos fundamentalistas islámicos, en algunos barrios de las ciudades más importantes han llegado a declarar la sharia (ley musulmana), se trata de un código de conducta que comprende normas relacionadas con los modos de culto, la moralidad, qué está o no prohibido y otras reglas. Incluso se han formado patrullas religiosas que buscan en la calle a quienes vulneran las enseñanzas del profeta de su religión, ¿se incluyen las llamadas de atención a los daneses oriundos?

La educación es uno de los pilares más importantes en la educación infantil, el clima generado, como decíamos, no beneficia en absoluto a ninguno de los dos colectivos. Dinamarca cuenta con una de las tasas más bajas de natalidad de Europa y su reducción se ha frenado gracias a las familias musulmanas y la alta tasa de natalidad que mantienen, de ahí que poco a poco se vaya incrementando la presencia de niños de familias musulmanas. En definitiva, las autoridades deberían tomar cartas en el asunto y mantener un diálogo con el colectivo musulmán, para que acepten sus creencias y su modo de vida, primero deben aceptar ellos lo que es propio y tradicional del país.

La guardería danesa no celebrará la Navidad para no ofender a los musulmanes, eso es lo que se afirma en Libertad Digital, pero ¿qué pasa con los oriundos del país?, ¿no se sentirán ofendidos?, este tipo de actuaciones no hace más que caldear el ambiente, seguro que en algunos daneses nace una mala semilla que si germina podría terminar en todo tipo de altercados. Os recomendamos leer el artículo de la publicación digital Jyllands-Posten para conocer más detalles, no tiene desperdicio.

¿Qué opináis al respecto?

Foto | Jean Louis

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...