¿Un virus podría desencadenar la celiaquía?

Una investigación estadounidense ha descubierto que un tipo de virus que en principio resulta poco agresivo, podría provocar una infección en los bebés, dejando una huella permanente en el sistema inmunológico que terminaría provocando posteriormente la respuesta autoinmune al gluten.

Intolerancia al glutén

Poco a poco se realizan nuevos descubrimientos relacionados con la celiaquía o intolerancia al gluten, aunque los avances son muy lentos. Hoy conocemos los resultados de una investigación que quizá podría contribuir a frenar el aumento de la intolerancia al gluten, según expertos de la Universidad de Chicago, un virus podría desencadenar la celiaquía. Se trata del reovirus, un microorganismo poco agresivo que causa problemas respiratorios y gastrointestinales leves.

Pero además se ha asociado la acción de este virus con el desarrollo de otras enfermedades como puede ser la diabetes tipo 1, al menos así se ha constatado en las pruebas realizadas con roedores de laboratorio. En este trabajo se utilizaron dos cepas de reovirus con diferencias genéticas destacables capaces de cambiar el modo en el que interactúan con el sistema inmunológico, las dos cepas indujeron inmunidad protectora y no causaron enfermedad manifiesta.

En cambio, cuando se introdujo en los roedores un reovirus humano común, provocó que se generase una respuesta inmune inflamatoria, así como la pérdida de la tolerancia oral a un antígeno, en este caso al gluten. Algunos expertos explican que la celiaquía puede considerarse como la falta de desarrollo de tolerancia oral al gluten, o una pérdida posterior de esta tolerancia.

El hecho de que la enfermedad celiaca pueda estar relacionada con la actividad del reovirus ha sorprendido a los investigadores, gracias a ello, ahora es posible definir con precisión los factores virales que son responsables de inducir la respuesta autoinmune, lo que podría llevar al desarrollo de una vacuna contra estos virus como medida preventiva y especialmente en los niños que tienen una mayor predisposición genética a sufrir celiaquía.

En la investigación se constató que los intolerantes al gluten tenían un nivel más elevado de anticuerpos contra el reovirus que las personas que no padecen la enfermedad. También se observó que las personas celíacas tenían un nivel elevado de la expresión de genes IRF1, elementos que desempeñan un papel importante en la perdida de la tolerancia oral al gluten, lo que indica que es posible que una infección por reovirus dejara una huella permanente en el sistema inmunológico que terminaría provocando posteriormente la respuesta autoinmune al gluten.

Los investigadores consideran que una infección por este virus podría ser un elemento clave y punto de partida para el desarrollo de la celiaquía. Los bebés tienen un sistema inmunitario inmaduro y el organismo es más susceptible de sufrir una infección viral, los que están predispuestos genéticamente, una combinación de una infección reovirus intestinal con la primera exposición al gluten (exposición que se suele realizar en Estados Unidos a los seis meses de edad) crearía el escenario adecuado para el desarrollo de la intolerancia al gluten.

Según nos explican aquí, los expertos seguirán investigando sobre el tema, dependiendo de los resultados, quizá en un futuro se tendría en cuenta la opción de vacunar a los niños contra este tipo de virus a fin de evitar que desarrollaran celiaquía. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de Chicago.

Foto | @abrunvoll

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...