Un trasplante de piel modificada genéticamente salva la vida de un niño con piel de mariposa

Gracias a una revolucionaria terapia médica en la que se han cultivado en un laboratorio células madre epidérmicas modificadas genéticamente, se ha podido salvar la vida de un niño que sufría piel de mariposa en su forma más agresiva. El trasplante ha permitido que el pequeño retome su actividad normal, abriendo una puerta de esperanza a todas las personas que sufren la mutación genética.

Osteogénesis imperfecta distrófica

Hoy conocemos una buena noticia, se trata de un avance científico que puede mejorar significativamente la vida de los niños que sufren la enfermedad de la piel de cristal, piel de mariposa o epidermólisis bullosa, un trastorno genético raro que provoca que la piel sea extremadamente frágil, débil, muy sensible y que aparezcan heridas y úlceras que nunca se curan. Un grupo de expertos alemanes ha logrado realizar con éxito un trasplante de piel modificada genéticamente que ha salvado la vida de un niño con piel de mariposa.

El pequeño ingresó en la unidad de cuidados intensivos pediátricos del Katholisches Klinikum Bochum (Hospital Católico Bochum de Alemania) en junio de 2015, habiendo perdido a causa de la enfermedad el 60% de su piel, concretamente una osteogénesis imperfecta distrófica, el tercer tipo de esta alteración genética que resulta muy agresiva. Tenía una sepsis grave con fiebre alta, y su peso corporal era de sólo 17 kilos, todos los tratamientos conocidos mediante cirugía y terapias conservadoras realizados habían fracasado.

Según leemos aquí, este mal pronóstico hizo que se optara por una terapia experimental contando con la colaboración de expertos del Centro de Medicina Regenerativa de la Universidad de Módena. En esta terapia se reemplazó la piel enferma por una nueva piel, previamente cultivada en un laboratorio a partir de células madre genéticamente modificadas, el resultado es que dos años después el pequeño ha recuperado el 80% de su piel y puede realizar una vida prácticamente normal. Ha pasado de estar al borde de la muerte a retomar su actividad en la escuela, a poder jugar y no tener que estar casi inmovilizado para evitar complicaciones en la piel.

Los expertos realizaron una biopsia de piel del niño de una zona que estaba sana a fin de poder obtener células madre epidérmicas, posteriormente las células fueron modificadas genéticamente para eliminar la mutación que causa esta enfermedad. Estas células se cultivaron y se implantaron en el niño, primero en brazos y piernas y después en el tronco. El proceso ha sido largo pero ha valido la pena a la vista de los resultados, en la primera intervención el niño fue sometido al trasplante y su condición mejoró rápidamente, en los siguientes meses se fueron realizando trasplantes en las diferentes zonas del cuerpo en el orden que antes hemos indicado.

En total se trasplantaron al niño 94 centímetros cuadrados de piel modificada genéticamente cultivada, lo que representa el 80% de su superficie corporal. A principios del año pasado se habían concluido todos los trasplantes y al pequeño se le dio el alta, la piel trasplantada había formado con éxito una nueva epidermis saludable y fuerte, de hecho, ahora se aprecian signos de formación temprana del vello. Se trata del primer caso en el mundo en el que se ha realizado el mayor trasplante de piel modificada genéticamente en el mundo.

Como decíamos, es una magnífica noticia, un ejemplo de lo que pueden realizar las terapias médicas de vanguardia a la hora de salvar vidas. Esta terapia abre una puerta de esperanza a quienes padecen esta mutación genética. Podéis conocer todos los detalles de la noticia a través de este artículo publicado en la página web de la RUB (Ruhr Universität Bochum)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...