Un bebé necesita cosquillas de su madre para sobrevivir

Sanchia Norris es la mamá de un pequeño sumamente particular, la mayoría de las mujeres gustan de hacer cosquillas a sus bebés a modo de juegos y diversión, pero para ella las cosquillas son mucho más que eso, ya que es la única manera de mantener vivo a su hijo Benn, un niño que ha llegado al mundo con serios problemas de salud.

El pequeño Benn nació con solamente 24 semanas de gestación, fue un bebé prematuro que pesó menos de un kilo al llegar al mundo, los médicos que atendieron a la madre y a su hijo fueron sumamente determinantes con el pronóstico, el niño no tenía prácticamente oportunidades de salir adelante, Sanchia debía prepararse para el peor de los desenlaces en cualquier momento.

“los médicos me dijeron que era poco probable que sobreviviera”

Lo cierto es que el bebé demostró tener otros planes ya que en contra de todas las posibilidades poco a poco fue saliendo adelante, salvo que su salud no lo ha acompañado del todo, ya que con un año de edad el niño sufre de apnea durante el sueño, algo que provoca que deje de respirar en varias oportunidades durante sus horas de sueño, lo que pone su vida en serio peligro si su organismo no es recuperado a tiempo.

Es por esto que su madre tiene una tarea sumamente especial, ya que ha descubierto que la única manera de traer a su niño a la vida cada vez que deja de respirar durante la noche es moviéndolo y haciéndole suaves cosquillas hasta que va recuperando la respiración y consigue reaccionar nuevamente. Se trata de situaciones de gran estrés y angustia ya que no se sabe el momento en el que Benn dejará de respirar, ni cuantas veces lo hará, su propia madre reconoce que en una ocasión dejó de respirar 23 veces en una noche, por eso ella duerme junto a una alarma que le indica el momento en el que la apnea detiene la respiración de su hijo y tiene que acudir rápidamente a su habitación para hacerle cosquillas.

La apnea del sueño es un problema lamentablemente muy frecuente en la vida de los bebés prematuros que consiguen sobrevivir, y el principal factor de riesgo es que la respiración se detiene porque los músculos del bebé y su sistema nervioso no se han desarrollado del todo al momento de nacer, por lo que todo el primer año de vida del pequeño Benn ha sido realmente crítico, durante el resto del día es un niño completamente feliz que adora reir con las cosquillas de su madre.

Vía | Uno Santa Fé

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...