Tratamiento a tiempo en niños obesos les garantiza un futuro mejor

Uno de los principales riesgos a los que se exponen los niños en la actualidad es el de desarrollar obesidad infantil, un problema que trae una gran cantidad de consecuencia físicas, emotivas y sociales y que en la mayoría de los casos acompañará al niño a lo largo de su desarrollo, inclusive a la edad adulta, asociado a enfermedades graves como las cardiopatías o la diabetes.

Los expertos en salud insisten en que tratar la obesidad infantil a tiempo no solamente garantiza una infancia mucho más sana y feliz sino que promete al niño afectado un desarrollo mejor y un pronóstico de vida mucho más favorable, por lo que es sumamente importante que los adultos se hagan cargo de la salud de sus pequeños para involucrarlos en un programa para adelgazar adecuado.

Nuevos estudios sugieren la eficacia que suelen tener estos tratamientos a tiempo, la coautora de uno de estos trabajos, la doctora Elsie Taveras, pediatra de la Facultad de Medicina de Harvard y del Hospital de Niños de Boston, explica:

“Lo que estamos viendo es una tendencia bastante consistente de que si intervenimos precozmente, podríamos modificar la curva de aumento del peso de los niños”.

Entre los estudios destaca uno realizado en Holanda que demostró que los niños obesos entre los 3 y los 5 años de vida podían adelgazar de forma sostenida mediante una intervención médica durante varios meses, lo mismo ocurrió en otro estudio realizado en Suecia en el que se pudo comprobar que los menores de diez años con obesidad tenían grandes posibilidades de superar el problema realizando terapias conductuales, con buenas chances de ingresas a la adolescencia con buen peso.

No podemos dejar de mencionar tampoco el estudio realizado por el equipo del doctor Gianni Bocca, del Hospital de Niños Beatrix, Groningen, Holanda realizado sobre un grupo de 75 niños obesos que fueron divididos en dos grupos, el primero recibió terapia habitual, y el segundo asistió a un programa intensivo para adelgazar de una duración de 4 meses con 25 sesiones de ejercicio, orientación nutricional y consejería conductual para los padres de los niños. Los resultados, como no podían ser de otra manera, demostraron una evolución mucho más favorables en aquellos niños que realizaron el tratamiento intensivo.

Vía | Terra
Foto | Clarkston SCAMP

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...