Superhéroes para enseñar a comer a los niños

Con el objetivo de conseguir que los pequeños adopten de forma urgente una buena nutrición para evitar problemas de peso y por ende de salud, se ha realizado un nuevo experimento que tuvo a los superhéroes poniendo el ejemplo para que los pequeños tengan a quienes seguir para aprender por admiración.

La idea fue poner a pensar a los niños sobre la dieta de sus personajes favoritos, para que puedan decidirse por comidas saludables a la hora de comer, eso es lo que se tuvo en cuenta durante el experimento liderado por el profesor Brian Wansink, director del Laboratorio de Alimentos y Marcas de la Universidad de Cornell y que contó con la participación de un total de 22 niños con edades entre los 6 y 10 años de edad durante un campamento de verano.

Los investigadores en ocasión de ciertos almuerzos presentaron a los niños 12 fotos de personajes reales o ficticios, y se les consultaba lo siguiente: ¿Qué pediría esta persona, manzanas o papas fritas?. Luego de este ejercicio cuando se les preguntaba a los niños su propia elección, el 45% de los niños pidieron junto con sus almuerzos una porción de manzanas, mientras que solamente el 9% de los niños había elegido la fruta días anteriores cuando aún no se les habían mostrado las fotos de los superhéroes.

Las manzanas representaron una ingesta de 37 calorías, mientras que los niños que pidieron las papas incorporaron unas 227 calorías en total. El especialista ha explicado que conseguir que los niños elijan la fruta en lugar de los fritos representa la posibilidad de ahorrarles un aumento de peso progresivo y peligroso, pero advierte que conseguir que los pequeños se decidan por alimentos nuevos no es sencillo, ya que tanto niños como adultos comen por costumbre, el profesor explica:

“Con que coman una vez a la semana comida rápida, si cambian de papas fritas a manzanas, estaríamos ahorrándole a los niños un aumento de un kilo y medio al año”…”Si un padre le dice al hijo ‘cómete las manzanas’, va a hacer todo lo contrario”…”Es lo que se llama neofobia alimenticia: no comen comida que no les es familiar”…”El niño que tome avena todas las mañanas, querrá siempre eso al desayuno. El que coma brócoli en la noche, es lo que querrá de cena. Si come fritas, pues, pide fritas”…”Buscamos interrumpir lo que automáticamente quisieran comer y que consideren otras opciones diferentes de una manera en que no hayan pensado antes”.

El experimento ha comprobado que la sugestión positiva se consigue con una pregunta que los ponga a pensar, al especular sobre lo que comería un superhéroe que es un individuo sano, valiente y muy fuerte, los niños asocian la comida saludable con esos aspectos positivos, y quienes copiarlos, agregando:

“Hasta los niños más pequeños tienen una noción de que lo que es bueno para la salud no es necesariamente lo que les apetece”…”Cuando les presentamos la opción de pan o ensalada, les pedimos que piensen en alguien que ellos admiran y que se imaginen lo que comerían”…”Eso les sirve en el momento de tomar mejores decisiones en su alimentación”.

Vía | El Universo
Foto | Banjo Brown de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...