Solamente el 2% de los niños usa gafas de sol

Los padres son los responsables de cuidar todos los aspectos de salud de sus niños, teniendo en cuenta todos los riesgos que pueden llegar a correr en la vida cotidiana, por ejemplo, a la hora de estar expuestos al sol sin cuidar sus ojos con unas gafas de sol adecuadas para cuidar la delicada vista de los pequeños.

El Colegio Oficial de Ópticos Optometristas de Catalunya ha emitido un alerta al respecto, dado que actualmente es solo el 2% de los niños españoles los que utilizan gafas de sol al estar en el exterior, algo sumamente peligroso para todos aquellos que no lo hacen ya que hay que tener en cuenta que los ojos se desarrollan hasta los 25 años, por lo tanto una escasa protección durante la infancia puede desembocar en todo tipo de problemas.

Los rayos solares pueden ser realmente perjudiciales para los ojos, sobre todo si se trata de niños, sabiendo que durante el verano los rayos ultravioletas triplican su intensidad en comparación a los registros de invierno. El presidente del Coooc, el doctor Alfons Bielsa, ha indicado por ejemplo que los ojos son nada menos que 20 veces más sensibles a las repercusiones solares que la piel, por lo tanto cuidarlos es igual de importante que colocar protector solar en la piel de los niños al ir a la playa.

Los niños son particularmente vulnerables ya que sus pupilas son más grandes que las de los adultos, por lo tanto permiten un mayor ingreso en la cantidad de luz, y en la infancia el cristalino que es el filtro natural de la vista no se encuentra completamente desarrollado, lo mismo ocurre con los tejidos oculares que recién desarrollan mayor cantidad de pigmentos al crecer, por lo que los ojos de los niños son practicamente indefensos.

Los especialistas refieren a que los padres deben tener criterio a la hora de proteger a sus hijos del sol, tanto cuidando su piel como sus ojos que hacia los 12 y 13 años dejan pasar el 60% de los peligrosos rayos UVA del sol, y el 25% de los rayos UVB. Es importante destacar que una gran cantidad de enfermedades oculares graves desarrolladas en la adultez tienen que ver con la acumulación de la exposición a estos rayos antes de los 18 años de edad.

El doctor Bielsa concluye:

“Hay que dejar de pensar que las gafas de sol solo son para adultos. Tenemos que cambiar el chip y concienciarnos de que los efectos nocivos del sol, igual que pueden afectar a la piel, también pueden afectar a los ojos de nuestros hijos”.

Vía | La vanguardia
Foto |  *saipal de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...