Síndrome del “brazo de trapo” en el bebé, lesiones durante el parto

Durante el parto vaginal hay muchas cosas que pueden no salir según lo planeado, y se corren riesgos de problemas y trastornos tanto para la madre como para el recién nacido que dentro de lo posible siempre hay que evitar, uno de esos riesgos es por ejemplo el que se denomina como “síndrome de brazos de trapo”, cuyo nombre real es la Parálisis Braquial Obstétrica, problema que requiere ser diagnosticado a tiempo para que el niño pueda ser sometido a un tratamiento temprano ya que de otra forma las secuelas son irreversibles.

Se trata de un problema frecuente, al respecto los especialistas de la Asociación Argentina de Cirugía de la Mano han indicado que tanto en la Ciudad de Buenos Aires, como en muchas otras ciudades del mundo, se pueden recibir varias consultas semanales por una lesión de estas características producidas durante el momento del parto en los bebés. Se trata de un daño en el miembro superior que puede generar una lesión parcial o total en el brazo del niño y que se origina al momento de nacer atravesando el canal vaginal a causa de la dificultad de expulsar los hombros del pequeño y al tirar los parteros provocan un daño en los nervios a la altura del cuello.

Los niños que sufren este problema manifiestan una parálisis en alguno de los brazos, de ahí que se indique una parálisis y del tipo braquial porque afecta los miembros superiores. La denominación popular hace referencia a que el brazo queda sin movimiento voluntario y solamente cuelga a un costado del cuerpo del niño, generando dolor e incomodidad, afortunadamente es esta imagen extraña que ofrece el cuerpo del bebé lo que permite determinar el problema a tiempo. El Dr. Andrés Dogliotti, miembro de la AACM indica:

“La importancia de identificar y tratar esta lesión se debe a que puede dejar secuelas irreversibles en los movimientos y en la forma del miembro superior”.

Así mismo es importante destacar que muchas familias se encuentran con que los expertos indican que el problema no tiene aparente solución o la recuperación no se hace lo suficientemente a tiempo para que el niño recupere la movilidad natural de su brazo, esto no es cierto y el doctor Sebastián Valbuena, también miembro de la AACM, advierte al respecto:

“hay que desterrar el ¨no hay nada para hacer¨, no importa la gravedad del cuadro, siempre hay algo para mejorar”…“No todas las lesiones de PBO son iguales. Cada una es diferente y hay un amplio abanico desde los casos más leves a otros muy graves”…“Lo ideal es que sea evaluada antes del primer mes de vida por un cirujano con experiencia en el manejo de esta patología”.

Una vez identificado el problema en el bebé, que generalmente se descubre durante los primeros meses de vida al notar que el pequeño no mueve una de sus extremidades superiores, lo que hay que hacer es comenzar una rehabilitación kinésica, una terapia ocupacional o terapia física, conjuntamente con otros tratamientos que puede recomendar el especialista, ya que el doctor Dogliotti explica:

“Es fundamental que cuanto más ejercicios y estímulos le demos al bebe en casa, mayor será la posibilidad de recuperación”…“Todas las técnicas ayudan de alguna forma a estimular los nervios a recuperarse”.

Vía | Iguazu Noticias
Foto |  CarbonNYC de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...