Se vuelve a bloquear la inscripción de bebés nacidos por gestación subrogada en Ucrania

El Gobierno español vuelve a bloquear la inscripción de bebés nacidos por gestación subrogada en Ucrania, ahora pide una sentencia judicial que determine la filiación del bebé, que la madre (gestación subrogada) reconozca al hombre como padre y que autorice que el bebé se inscriba en el Registro Civil de nuestro país.

Vientres de alquiler en Ucrania

En septiembre del año pasado se anunciaba que las familias españolas que estaban en Kiev (Ucrania) debido a un proceso de gestación subrogada, podían solicitar cita al consulado para iniciar los trámites para inscribir a los bebés. Acababa así un bloqueo que se había mantenido durante varias semanas debido a la nueva normativa europea de protección de datos. Las familias podían tranquilizarse sabiendo que podrían completar los trámites y volver a España con sus bebés.

Pues bien, la situación ha sufrido un revés, ya que se ha vuelto a bloquear la inscripción de bebés nacidos por gestación subrogada en Ucrania, ahora, el Consulado de España exige una sentencia judicial como condicionante para poder inscribir a los recién nacidos fruto de la gestación subrogada. El resultado de esta decisión es que decenas de familias vuelven a estar atrapadas en el país, parece que el Gobierno se ha acogido a un procedimiento legal para frenar la inscripción.

En Ucrania no se exige dicha resolución judicial, pero sí está contemplada en la instrucción para filiaciones del año 2010, un resquicio legal que ha aprovechado el Gobierno de nuestro país. Era de esperar que buscara algún modo de frenar la visita al país de centenares de familias que acuden en busca de un vientre de alquiler, práctica ilegal en España y rechazada contundentemente por el Gobierno.

En este país la gestación subrogada es legal para parejas heterosexuales casadas que puedan acreditar que no pueden tener hijos o que pueden tener embarazos de riesgo, a esto sumamos que el coste de este procedimiento es mejor que en otros países, de ahí que sea uno de los destinos elegidos por las familias españolas para lograr tener un bebé. El coste de un vientre de alquiler oscila entre los 40.000 y 60.000 euros, lo que supone un 50% menos que lo que se paga en países como Estados Unidos.

A las familias se les solicita una sentencia judicial de un tribunal competente que determine la filiación del bebé, ya que el responsable del registro de los bebés no puede garantizar la veracidad de la documentación que aporta la familia para la inscripción del bebé. Se solicita esta sentencia para garantizar que no existe una mala praxis y evitar un posible tráfico internacional de menores. Hasta el momento, ese documento no se había solicitado, ahora será necesario para poder realizar el registro, la madre (vientre de alquiler) deberá reconocer al hombre como padre y deberá autorizar que el bebé se inscriba en el Registro Civil de nuestro país.

Lo cierto es que no hay que verlo como un bloqueo, si se trata de evitar un posible tráfico internacional de menores, es lógico que se solicite la documentación indicada, quizá esto retrase más los planes de las familias para volver cuanto antes a su país, pero no debe suponer un impedimento si se cuenta con los documentos. Estos nuevos requerimientos no van a frenar a las familias que deseen acceder a los servicios de gestación subrogada.

Ya veremos qué ocurre, quizá el Gobierno Español busque algún nuevo procedimiento legal que pueda frenar el auge de los vientres de alquiler. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en Uptv.

Foto | MFer Photography

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...