Se puede negar la matriculación en una guardería de un niño no vacunado

Una sentencia ha respaldado la decisión de un ayuntamiento de negar la matriculación en una guardería de un niño no vacunado. El juzgado considera que el derecho de asistencia a la guardería no es superior al derecho a la salud del resto de niños, algo que los antivacunas parecen olvidar.

Obligación de vacunar a los niños

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 16 de Barcelona ha dictado sentencia por una denuncia contra el Ayuntamiento del Maresme. Una familia denunciaba que este ayuntamiento negó la matriculación de su hijo en la guardería por no estar vacunado. La juez instructora considera que el derecho de ir al colegio no es superior que el derecho a la salud del resto de niños.

La sentencia sienta precedentes y se podrían dar más casos en los que se niegue la matriculación en una guardería de un niño no vacunado. Los padres del caso mencionado habían apelado al derecho de libertad ideológica por decidir no vacunar a su hijo con el argumento de que la decisión debía ser respetada con neutralidad por parte de las administraciones. La verdad es que no tiene ningún sentido, sobre todo cuando una decisión como esta puede afectar a otras personas y niños, y especialmente a quien no es vacunado, ya que podría morir por una enfermedad perfectamente prevenible como ya ha ocurrido en otras ocasiones.

La magistrada ha comentado que por parte del Ayuntamiento no existe indicio alguno de vulneración de libertad ideológica, ya que a la familia no se le ha obligado a vacunar a su hijo, algo que en otros países sí se sanciona. Comenta que las personas que no se vacunan se aprovechan de los efectos de la protección grupal gracias a que la mayoría de los niños sí están vacunados cumpliendo con el calendario de vacunas. Sin embargo, en este punto hay que recordar a la jueza, que se puede ser portador de una enfermedad sin sufrirla y transmitirla a quien no esté vacunado, además, un pequeño porcentaje no está correctamente inmunizado por no recibir la segunda dosis de una vacuna, y podría infectar al niño que no estuviera vacunado.

La guardería es un lugar de riesgo donde se pueden contraer con más facilidad enfermedades, es algo que todos los padres sabemos, un niño que sufra un resfriado, una gripe, etc., termina contagiando al resto de niños rápidamente. Los niños pequeños son más vulnerables y es necesario vacunarles, sin embargo, los padres (que parece evidente que son antivacunas), consideran que los perjuicios de vacunar al niño superan a los beneficios que pueda tener y para ello, aportaron documentación relativa a los efectos adversos de las vacunas.

Hubiera sido interesante conocer qué documentos presentaron, de todos modos, un pediatra se encargó de refutar los argumentos dados explicando, además, que “ninguna institución pública, gobierno, administración pública, ni comité o sociedad científica o del ámbito de la salud de reconocido prestigio, apoya la tesis de los antivacunas, sino todo lo contrario”. Según leemos aquí, la familia parece que ha querido pasarse de lista argumentando que la normativa de la guardería municipal solicita que la cartilla de vacunas se presente, pero no se especifica que deba estar al día, obviamente eso se sobreentiende, pero para evitar este tipo de argumentos, lo mejor será que el Ayuntamiento detalle que debe ser una cartilla actualizada.

La cartilla que presentaron los padres estaba en blanco, es decir, un trozo de papel que no sirve para nada y que delata el grave riesgo al que está expuesto el hijo. Es necesario que se lleve a cabo una legislación que obligue a la vacunación, y que, en caso de incumplimiento, se apliquen las oportunas sanciones. De momento, se puede negar la matriculación en una guardería de un niño no vacunado, algo que tendría que secundarse en todos los municipios españoles.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...