Se pide nuevamente a los padres estadounidenses que vacunen a sus hijos contra el sarampión

Nuevamente se realiza un llamamiento en Estados Unidos pidiendo a los padres que vacunen a sus hijos contra el sarampión, ya que es el único modo de poner freno a un brote que en lo que va de año, ya ha contabilizado más de 1.000 casos, afectando especialmente a los niños.

Brote de sarampión en Estados Unidos

En lo que llevamos de año, en Estados Unidos se han diagnosticado 1.001 casos de sarampión, el peor brote que se ha vivido en el país en los últimos 25 años. Ante el número creciente de casos, se pide nuevamente a los padres estadounidenses que vacunen a sus hijos contra el sarampión, pero esta vez la petición la realizan funcionarios federales, lo que indica que ya no es un tema de un solo estado, sino del país en general.

Los funcionarios atribuyen el brote de sarampión a los padres estadounidenses que se niegan a vacunar a los niños por motivos éticos o religiosos, consideran que estos padres creen, contrariamente a lo que muestran las evidencias científicas, que los ingredientes de la vacuna pueden causar autismo y otros problemas de salud (información totalmente errónea), algo que hay que agradecer a los antivacunas, para muchos, son los responsables directos de la muerte de personas por no haberse vacunado. Esto nos hace pensar que podría ser posible que en un futuro a corto o medio plazo, se introduzca la obligación de vacunarse, de hecho, muchos estadounidenses avalan esta medida.

El secretario de Salud y Servicios Humanos ha comentado que las vacunas son una herramienta de salud pública segura y altamente efectiva que puede prevenir esta y otras enfermedades, en este caso, puede prevenir perfectamente el sarampión y acabar con el brote, que ha afectado sobre todo a los niños que no han sido vacunados con la vacuna que inmuniza frente al sarampión, las paperas y la rubéola. Estas declaraciones hacen sospechar lo antes comentado, se podría introducir una legislación a nivel federal que obligase a la vacunación.

A pesar de estos hechos, sorprende que en estados como el de Maine, donde la tasa de vacunación es de las más bajas del país, se haya desestimado el Proyecto de Ley para la exención de la vacunación por motivos religiosos por parte de la Cámara del Senado, se supone que los políticos tienen cierta formación y conocen los hechos científicos. Una ley federal serviría para que en estados como este, la tasa de vacunación aumentara y, por tanto, se reduciría el riesgo de un brote de sarampión o de cualquier otra enfermedad.

Según comentan aquí, el sarampión se declaró erradicado de los Estados Unidos en el año 2000, obviamente, ya no se puede considerar erradicado y es probable que el número de casos siga aumentando y apareciendo en otros estados del país. De hecho, los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) de Estados Unidos advierten que se corre el riesgo de perder el estado de erradicación del sarampión si este brote que se inició en octubre de 2018 continúa y se mantiene hasta octubre del presente año.

En fin, ya veremos qué medidas adopta el Gobierno Federal, además de una vacunación obligatoria, hay quien cree que se debería denunciar a los antivacunas por delito contra la salud pública, ya que se está poniendo en riesgo la vida de muchas personas con la información que vierten.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...