Se pide a los padres que no hagan saltar la verja del colegio a los niños si llegan tarde

En la fotografía veis un cartel en el que se pide a los padres de un colegio francés, no ‘lanzar’ a los alumnos por encima de la verja del colegio si llegan tarde. Parece que es algo habitual llevar tarde a los niños y a fin de evitar que pierdan clases, los padres no dudan en ayudar a sus hijos a superar la verja, a pesar del riesgo que supone.

Colegios de Francia

Puede haber muchos motivos por los que en alguna ocasión los padres han llevado tarde a sus hijos a la escuela, en ese caso, si la puerta está cerrada lo normal es llamar al timbre para dar una explicación y que abran la puerta, pero parece ser que en algunos colegios adoptan medidas muy estrictas, y una vez cerrada la verja a la hora convenida, ya no se abre, es un modo de obligar a la puntualidad y sobre todo por la protección de los niños.

Hoy conocemos un caso muy curioso que seguro que os sorprenderá, al parecer, en el colegio Trillades de Avignon (Francia) tienen la costumbre de cerrar la puerta del colegio a las 8’30 h. de la mañana, y los niños que no hayan entrado, ya no podrán hacerlo hasta otro momento. Ante este problema y el deseo de que los hijos no pierdan clases, los padres optan por hacerles saltar la verga del colegio, hay que tener en cuenta que esta verja tiene dos metros de altura y la acción supone un riesgo para los menores.

El caso es que esto parece una práctica habitual, lo que ha obligado a la dirección del centro escolar a colocar carteles como el que veis en la fotografía, en el que se pide a los padres que no hagan saltar la verja del colegio a los niños si llegan tarde. Puede parecer incluso un chiste, pero es una realidad, en el cartel se apunta que no se lleve a cabo esta práctica y que los niños que lleguen tarde, pueden entrar a las 10:00 horas o las 15:00 horas, dependiendo del horario que realicen.

Los responsables del centro educativo califican de irresponsables a los padres que hacen saltar a sus hijos por la verja, y aseguran que no se trata de algo puntual o de un hecho aislado, se ha convertido en una práctica habitual con la que quieren acabar. Hay que aclarar que, a raíz de los últimos atentados terroristas, en el país galo se optó por aplicar una norma nacional en la que tras sonar el timbre, las puertas de los colegios deben cerrarse, siendo parte de una de las medidas de seguridad que se han adoptado para los colegios.

Teniendo en cuenta esto, quizá los padres deberían ser más responsables y procurar llegar a tiempo, sobre todo sabiendo que la medida se toma para protección de los menores ante un posible atentado. En fin, es una anécdota que parece inverosímil, la duda es saber si bastarán los carteles o deberán tomar medidas más severas para evitar este tipo de acciones.

Podéis conocer todos los detalles de la historia a través de este artículo publicado en la edición digital del periódico La Provence.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...