Relación entre depresión materna y parto prematuro

No es muy difícil entender que todo lo que le ocurra a la madre durante su embarazo influye directamente sobre su bebé en gestación, por eso durante este tiempo precioso la futura mamá debe sentirse bien, contenida, cuidada y sana para que tanto ella como su futuro hijo puedan gozar de una buena salud tanto física como mental. Ademas de los factores externos que pueden perjudicar un embarazo, los internos son igualmente peligrosos, como lo es por ejemplo la depresión durante el embarazo, ya que un estudio reciente sugiere que en estos casos se aumenta el riesgo de parto prematuro.

La investigación que indica que las mujeres que tienen síntomas de depresión durante el embarazo son propensas a tener un parto antes de tiempo, con todas las complicaciones que eso supone, se basó en la investigación de un grupo compuesto por 14.000 mujeres embarazadas, donde se descubrió que aquellas que tenían los síntomas de un cuadro de depresión clínica tuvieron más partos prematuros, lo que serían nacimientos antes de la semana 37 de embarazo comparadas al resto, en cifras concretas un 14% contra un 10%. Los especialistas se han apresurado en aclarar que si bien es evidente una marca tendencia, aún no han encontrado la causa directa del efecto que tiene la depresión en relación a los tiempos de embarazo.

Durante el estudio se tuvieron en cuenta factores influyentes como la edad de la madre y su etnia, y se observó que la depresión estaba asociada con el riesgo a adelantar el parto en la mayoría de los casos, lo cierto es que en cada caso existe un número de variables que aún no se han podido determinar, tales como el estilo de vida, el consumo de alcohol o el tabaquismo durante el embarazo, así también como el peso materno antes de la concepción, por lo que no se descarta la posibilidad de que puedan haber otros motivos para esta coincidencia. Vale destacar de todos modos que aunque los estudios tengan cabos sueltos, los resultados coinciden perfectamente con estudios previos basados en la relación entre la depresión prenatal y el parto prematuro.

Los expertos como el doctor Richard K. Silver, del Sistema de Salud de NorthShore University y de University of Chicago, Illinois, aseguran que la depresión es una fuente muy fuerte de estrés en la madre, y que por lo tanto la relación de este con el parto prematuro es una experiencia biológicamente viable y posible. De las mujeres estudiadas entre el año 2003 y 2011 para detectar depresión prenatal,el 9% salió con resultados positivos, y fueron derivadas a una evaluación completa, comprobando que independientemente de sus características personales estas mujeres eran un 30% más propensas a dar a luz a sus niños antes de tiempo y tener bebés prematuros por lo tanto. Los especialistas desconocen por el momento si un tratamiento de terapia antidepresiva o farmacológico pueda influir de forma positiva en esta estadística.

Tras el estudio aconsejan que las mujeres deben estar atentas a los signos de alarma en casos de parto prematuros, tales como sangrado vaginal, presión en la pelvis como si el bebé estuviera entrando al canal de parto, calambres y dolors fuertes cada 10 minutos o menos, ya que las mujeres que saben que sufren de depresión se incluyen por tiempo indeterminado en el grupo de las mujeres con mayor tendencia a pasar por el proceso de terminar antes con su embarazo, por lo tanto es aconsejable que se encuentren preparadas llegado el caso.

Vía | Vida y Estilo
Foto |  futurestreet de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...