Reconocido el tercer género desde el nacimiento de los bebés en Alemania

Desde ahora, en Alemania, además del género masculino y femenino, aparece una tercera opción en el registro de los recién nacidos, el tercer género o intersexual. Ahora ya no será necesario dejar la casilla en blanco como se hacía hasta la fecha cuando un bebé se consideraba de género indeterminado.

Sexo indeterminado en los bebés

La semana pasada, el Parlamento de Alemania reconoció el tercer género desde el nacimiento de los bebés, de este modo, las personas que sean intersexuales podrán ser identificadas a través de documentación oficial. Recordemos que en el año 2013 entró en vigor la legislación que permitía evitar identificar el sexo de un bebé cuando éste no se pudiera identificar con claridad, con ello se pretendía solucionar los problemas de los denominados interxesuales.

Alemania se convierte en el primer país de la Unión Europea en el que se puede marcar en los datos del bebé para su registro, además del género masculino y femenino, el género indeterminado. Esto quiere decir que las personas intersexuales ya no tendrán que elegir de forma obligatoria entre el género masculino o femenino, ya que se reconoce el tercer género de forma oficial. Hay que decir que en la actualidad, se calcula que en este país hay unas 100.000 personas intersexuales, con la nueva legislación se da carpetazo a un problema existente de discriminación y violación del derecho de la privacidad.

Sin embargo, y a pesar de que se trata de un gran paso, esta legislación no convence a la asociación mayoritaria de gays y lesbianas del país, ya que el género no está determinado únicamente por las características físicas, intervienen situaciones sociales y psicológicas que, de momento, no se reconocen en la legislación. Hasta la fecha, los padres podían evitar marcar una de las dos casillas existentes para un bebé intersexual con la ley aprobada en 2013, pero ahora, el tercer género es una opción más y con ello se puede cumplimentar correctamente toda la documentación, sea de registro, identificación, etc.

En países como Noruega, Dinamarca, Irlanda, Bélgica, Portugal y Malta, las personas transgénero pueden cambiar su género registrado mediante una autoevaluación y sin necesidad de tener un registro médico, en Alemania esta opción no se contempla y es por lo que la mencionada asociación no está conforme. La Iglesia se ha pronunciado sobre el tema asegurando que la introducción del tercer sexo en sí no es un problema, pero desde el punto de vista católico aludiendo al matrimonio, no tiene cabida ya que sólo un hombre y una mujer pueden casarse.

Sobre el bautismo, parece ser que la Iglesia no se opondrá a bautizar a los niños del tercer género, intentando mostrar su generosidad, ya que el bautismo es necesario para la salvación y permite que “incluso almas perdidas tengan su oportunidad de salvación”. Estas palabras no han sentado muy bien a determinados colectivos y personas, que critican a la Iglesia por no evolucionar y atender a necesidades reales.

La intersexualidad, que no hermafroditismo, es una alteración del desarrollo del sexo, ésta se produce a causa de una anomalía en la configuración de testículos u ovario, que afecta a uno de cada 500 nacimientos. Un porcentaje reducido de personas que eran intersexuales se sometían a operaciones quirúrgicas correctoras, pero esta no es una solución para los niños pequeños, no se puede adjudicar el sexo hasta que no se conozca realmente al que se corresponde verdaderamente. Es de suponer que los bebés que se consideren como tercer sexo, si se conoce finalmente el sexo al que corresponden, no habrá problemas en modificarlo en la documentación oficial si así se pide.

Seguramente se volverá a hablar de este tema, de momento y como hemos leído aquí, el tercer género como opción se ha aprobado en Alemania y esto abre nuevos debates y posiblemente provoque otros problemas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...