Recomiendan que los niños discapacitados aprendan kárate

Lo mejor para los niños con discapacidades es que puedan llevar una vida normal realizando diversas actividades como el karate, donde aprenden además a relacionarse con niños de su edad.

Desde siempre se ha estimulado a las familias con niños discapacitados que fomenten en sus pequeños el desarrollo personal y la práctica de deportes dado que este tipo de actividades los favorece tanto en el desarrollo de sus habilidades motoras como con todo aquello que tiene que ver con el desarrollo social, la capacidad de conocer gente y hacer amigos, una vida activa y social es la mejor de las herramientas para que el niño discapacitado se sienta aceptado.

Lo cierto es que una de las actividades más recomendadas parece ser el kárate que fomenta la buena conducta y el óptimo desarrollo del cuerpo, y si bien es sabido que no son como el resto de los alumnos debido a que probablemente necesitan que se les preste mayor atención, de todas formas los padres deben conocer las ventajas de permitir que los niños aprendan este tipo de actividad física. Recientemente estas ventajas han sido descubiertas en el país latino de Venezuela y en base a eso se ha abierto un dojo sumamente especial destinado a niños con distintas discapacidades cognitivas, en un proyecto que se realiza en la mezzanina del polideportivo Rafael Vidal de La Trinidad.

Para enseñar a estos niños con capacidades diferentes es sumamente necesario que haya personal capacitado, en este caso el sensei Yannis Venizelos, junto a Milagros Ruiz, quienes representan a la Fundación Consolidando Valores son quienes están a cargo de los aprendices, y expresan:

“No esperamos que los niños salgan de aquí haciendo un kata. Lo que queremos es motivarlos, enseñarles valores como la perseverancia, respeto, solidaridad y trabajo en equipo”.

El plan en principio es conseguir que los niños realicen actividad física por lo menos una vez de semana y por cortos períodos, para luego ir incrementando el ritmo en un plazo no mayor a los seis meses, de esa manera el cuerpo se va acostumbrando a la actividad y se consigue que el desarrollo sea mucho más saludable, manteniendo a los niños lejos de los problemas del sedentarismo que muchas veces se asocia a la discapacidad, en cuadros tales como el autismo, el síndrome de down, y divertos niveles de retardo mental entre moderado y leve, además de niños con déficit de atención.

Vía | El Universal
Foto |  kejoli de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...