Recomiendan evitar marcas para bebé que utilizan transgénicos

Nuevas investigaciones han dado pruebas sobre el uso de transgénicos en las producciones de alimentos para bebés por lo que se han realizado serias denuncias contra marcas reconocidas a nivel mundial.

Nuevos estudios han determinado que los alimentos transgénicos desarrollados y modificados genéticamente por laboratorios Monsanto y otros fabricantes de productos químicos no han sido aprobados adecuadamente para el consumo humano a largo plazo ni cumplen con los criterios de seguridad ambiental, por lo que representan un peligro para los bebés.

Muchos de los ingredientes que generalmente se usan en los productos para el consumo de lactantes, como es el caso de las fórmulas a base de soja, se obtienen gracias a cultivos que han sido modificados genéticamente en algún momento para producir pesticidas internos que matan a posibles plagas o para resistir a los herbicidas específicos, para que las plantas puedan ser sociadas contra los insectos con mayor frecuencia.

Ahora nuevas investigaciones han dejado en evidencia cuáles son las marcas con las que hay que tener cuidado ya que su consumo prolongado desde la más temprana infancia de los pequeños puede provocar todo tipo de consecuencias en su salud, como leucemia, alergias, tumores, daño cerebral, destrucción del sistema inmunológico, y trabas de todo tipo en su desarrollo, sumado al hecho de que se presume que pueden llegar a provocar infertilidad en el futuro.

Las firmas que han sido remarcadas como peligrosas y poco confiables en sus producciones son Sancor bebe, Nutrilon, NAN Pro de Nestlé, Vital Nutricia Bagó, Novalac y La Serenísima, todas firmas que tienen fábricas y producción en muchas partes del mundo y que en la actualidad son reconocidas como las marcas de preferencia a la hora de comprar.

Si de hecho nadie debe comprar ni consumir productos transgénicos, mucho menos deben hacerlo los bebés, pero aún así los fabricantes de alimentos para la infancia continúan utilizando ingredientes transgénicos en sus producciones corriendo con el riesgo de afectar seriamente y de por vida el estado de salud de los niños que se alimentan en base a ellos.

Se sabe que actualmente Monsalto ha sido prohibido en países desarrollados, en los que no se permite la venta de productos para niños con transgénicos, pero todavía se siguen comercializando en muchas partes del mundo, sobre todo América Latina. Los expertos que denuncian confirman que los niños son victimas involuntarias de un extraordinario y sumamente dañino experimento científico que es necesario detener a tiempo.

Vía | BWargentina
Foto | Micah Sittig

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...