¿Podría el virus zika provocar infertilidad en los hombres?

Una investigación realizada con roedores de laboratorio concluye que el virus zika provoca problemas de fertilidad, reduce el tamaño de los testículos, el nivel de testosterona y el número de espermatozoides. Ahora se baraja la posibilidad de que estos síntomas también puedan darse en los hombres, por lo que se llevarán a cabo nuevas investigaciones para determinarlo.

Virus zika

A medida que han ido avanzando las investigaciones relacionadas con el virus zika, se ha descubierto que está relacionado con diversas anomalías congénitas en los bebés, lo que ha llevado a considerar la posibilidad de la presencia de un nuevo síndrome congénito. Se han encontrado todo tipo de trastornos y problemas de salud en los bebés que tienen su raíz en la acción del virus, en cambio, en los adultos los problemas son poco significativos.

En los adultos provoca síntomas leves que se suelen manifestar unos días después de la picadura de un mosquito, la persona afectada puede sufrir dolores musculares y articulares, conjuntivitis y cansancio, son síntomas que remiten a partir de los siete días. Estos síntomas se pueden tratar con medicamentos comunes contra el dolor, la fiebre y los picores de la erupción, también se recomienda descansar y tomar mucha agua. Pues bien, hoy conocemos una investigación cuyos resultados ponen sobre la mesa una pregunta, ¿podría el virus zika provocar infertilidad en los hombres?

El estudio ha sido realizado por expertos de la Universidad de Washington y en él se han utilizado roedores de laboratorio. Según los resultados, el virus provoca daños en la fertilidad de los ratones machos, tres semanas después de haber sido inoculados con el virus se detectó una baja concentración del nivel de testosterona, hormona esteroidea sexual que se produce sobre todo en los testículos, siendo la principal hormona sexual masculina. Se apreció una reducción del tamaño de los testículos y del número de espermatozoides, por lo que se reducían las posibilidades hasta en cuatro veces de poder fecundar a las hembras.

Como ocurre en muchos estudios, se baraja la posibilidad de que los resultados obtenidos con animales de laboratorio se puedan trasladar al ser humano, evidentemente, no se sabe si el efecto producido por el virus en los ratones macho, puede ser similar en los hombres, pero se baraja que existe es posibilidad. Un hombre puede ser infectado por el virus y sufrir los mismos síntomas que los ratones. A partir de los resultados obtenidos en la investigación, quedan muchas incógnitas por despejar y se abren nuevas vías de estudio.

Hasta la fecha, prácticamente todos los estudios se han centrado en los efectos que el virus produce en las mujeres embarazadas y en los fetos, ahora los resultados de la nueva investigación se suman a lo que se conoce hasta el momento, que el virus tiene la capacidad de permanecer en el esperma de los hombres durante varios meses, esto puede ser una pista sobre los efectos que provoca, como problemas de fertilidad.

Los expertos comentan que están sorprendidos con los resultados, algunos indican que se trata del único virus que es capaz de provocar síntomas tan graves como la esterilidad en los ratones, apuntando que existen muy pocos microorganismos que sean capaces de poder cruzar la barrera que separa los testículos del torrente sanguíneo e infectarlos. Los investigadores explican que muchos hombres no saben que son infértiles hasta el momento en el que desean concebir un bebé, por lo que podría pasar mucho tiempo antes de que descubrieran que son estériles y que la razón habría sido la infección por zika.

Por tanto se considera que en los casos de infección por zika en hombres, sería interesante analizar los valores de testosterona para comprobar si existe una deficiencia de la hormona. La investigación es interesante y podría aportar una pieza más al puzzle de efectos causados por el virus. Podéis conocer los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página de la universidad, y en este otro publicado en la revista científica Nature.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...