Niños mexicanos con obesidad en EEUU, víctimas de los males crónicos

Un reciente informe emitido por la Academia de Pediatría de los Estados Unidos, indica que los niños que tienen obesidad de origen mexicano que viven en el territorio norteamericano, corren un riesgo mucho mayor de desarrollar diversos males crónicos, enfermedades entre las que podemos contar problemas cardiovasculares y diabetes tipo dos.

En la actualidad casi un tercio de toda la infancia estadounidense es obesa o tiene sobrepeso, existiendo una prevalencia aún mayor en esos niños que son de origen mexicano, ya que según se ha podido comprobar esos pequeños tienen una mayor concentración de monocitos en la sangre. El reporte ha sido expuesto por Whitney L. Breslin, de la Universidad de Houston, Texas, quien se ha encargado de especificar que la obesidad debe ser tomada como un factor de riesgo completamente independiente para la enfermedad crónica.

La gran cantidad de niños méxico-estadounidenses con sobrepeso y obesidad infantil ha sido motivo de estudio y se ha descubierto que tienen la particularidad de ver aumentada su inflamación sistemática lo que contribuye a un riesgo mucho mayor a tener enfermedades crónicas con el paso del tiempo, las cuales presentan sus mayores consecuencias hacia la edad adulta.

Los niños de estas características tienen alteraciones sumultáneas aparentemente en ambos marcadores de inflamación y en los marcadores de riesgo tradiciones de enfermedad, comparados con otros niños de la misma edad que mantienen un peso saludable. El estudio ha sido revelado con el nombre “Los niños obesos méxico-estadunidenses tienen elevado MCP-1, TNF-a, concentración de Monocitos, y Dislipidemia”, y ha sido validado con evidencia que asegura y explica lo dispar en la salud de estos pequeños que sufren sobrepeso y ven desmejorada su salud tanto en el presente como hacia el futuro.

Los estudios realizados a esos niños demostraron que registraban monocitos en sangre alterados por la condición de obesos que contribuían a elevar la inflamación sistemática, por lo que representan un riesgo mucho mayor de padecer todo tipo de males crónicos. Para saber esto se hicieron análisis de sangre en niños con una concentración de subgrupos de monocitos mediante la citometría de flujo y posteriormente se midieron con diferentes pruebas otros elementos, incluyendo los triglicéridos, la glucosa, el colesterol y las lipoproteínas de alta densidad.

Vía | Impreso Milenio
Foto | Familia paso a paso

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...