Niñas y mujeres con discapacidad son más vulnerables a sufrir abusos

El dato es angustiante, pero la realidad nos revela que el 80% de las niñas y mujeres con discapacidades de diversos tipos son victimas de actos de violencia y tienen el riesgo más alto de sufrir toda clase de abusos físicos, emotivos y sexuales, en un promedio cuatro veces mayor a los que tienen las niñas y mujeres que no tienen discapacidad, según ha indicado un nuevo informe sobre Violencia en Mujeres y Niñas con discapacidad de Naciones Unidas.

El dato es angustiante, pero la realidad nos revela que el 80% de las niñas y mujeres con discapacidades de diversos tipos son victimas de actos de violencia y tienen el riesgo más alto de sufrir toda clase de abusos físicos, emotivos y sexuales, en un promedio cuatro veces mayor a los que tienen las niñas y mujeres que no tienen discapacidad, según ha indicado un nuevo informe sobre Violencia en Mujeres y Niñas con discapacidad de Naciones Unidas.

La información ha sido presentada en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en el marco de la Conferencia Internacional ‘Los desafíos del nuevo milenio para las mujeres con discapacidad’ que tiene lugar en la ciudad de Madrid ofrecida por la Oficial de Derechos Humanos de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Gabriela Guzmán. Según explican las niñas con discapacidad son sumamente vulnerables desde los primeros años de su vida, en general los abusos, violencia y maltratos son sufridos desde el hogar de infancia.

Estas niñas también corren riesgo en sus residencias, barrios, en la comunidad toda, inclusive en las escuelas o en otros establecimientos públicos o privados, y por lo general llevan infancias realmente afectadas para luego convertirse en mujeres con muy poco desarrollo que durante su vida adulta también tienen un riesgo mucho mayor de seguir siendo víctimas de abusos. Las encuestas demuestran inclusive que en el caso de mujeres discapacitadas que viven en instituciones, ocho de cada diez viven expuestas a los ataques de las personas de su entorno.

Los especialistas indican que por más horroroso que parezca las niñas discapacitadas son especialmente vulnerables a sufrir de todo tipo de violencia y prácticas nocivas como el abuso sexual, el embarazado adolescente, abortos, infanticidio, matrimonio precoz y forzado, prostitución, esterilización obligada por el entorno, mutilación genital femenina, violación de vírgenes o la trata de personas, entre otra gran cantidad de aberraciones del mismo tipo.

La doctora Guzman ha explicado que son varios los factores que determinan que este tipo de personas se vean mucho más expuestas a esos peligros, por lo general relacionados a los estereotipos de incapacidad y dependencia que gira en torno a las niñas y mujeres discapacitadas, además de la creencia de que es improbable que denuncien o que presenten datos o pruebas sobre lo que se les ha hecho, además son personas que por lo general se mantienen aisladas y de por si de alguna forma son excluídas de la sociedad, en muchos casos los abusivos son miembros de la familia y la niña discapacitada depende de esa persona.

Se suma a todo esto que el hecho de ser mujeres de por si es motivo de discriminación y si a eso se le suma la discapacidad de cualquier tipo, la discriminación es múltiple, por lo que en muchos casos se enfrentan a situaciones de aislamiento, pobreza o salarios muy inferiores, por lo que resume:

“Corren el riesgo de ser objeto de violencia debido a distintas formas de discriminación complejas e intersectoriales”.

Vía | Infancia Hoy
Foto | apdk de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...