¿Nacen en China los primeros bebés genéticamente modificados?

He Jiankui es un experto genetista chino que ha anunciado el nacimiento de dos gemelas genéticamente modificadas mediante la técnica CRISPR-Cas9, para silenciar el gen CCR5, considerado vía de entrada para el virus del sida. En teoría, las dos niñas tienen ahora protección contra la enfermedad, aunque es una noticia que se debe confirmar, ya ha creado un gran revuelo en la comunidad científica.

Edición genética en embriones humanos

Un investigador de la Universidad de Shenzhen He Jiankui en China, ha dado a conocer un trabajo que varios investigadores han considerado que, de ser cierto, se trata una gran irresponsabilidad y un experimento monstruoso que ha violado los códigos de conducta académicos y la ética científica. El investigador es supuestamente responsable de que hayan nacido en China los primeros bebés genéticamente modificados, se trata de dos mellizas a las que mediante edición genética, con la técnica CRISPR-Cas9, se les ha dado protección contra el VIH (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

Con esta técnica, el investigador y su equipo silenciaron un gen denominado CCR5, considerado una vía de entrada para el virus del sida, lo que en teoría permitirá que las dos gemelas que nacieron hace unas semanas y que se llaman Lulu y Nana, puedan resistir sin problemas una posible y futura infección por VIH. Es decir, se está hablando de que se ha experimentado con seres humanos y, además, utilizando la edición genética para mejorar el ADN, es decir, con un fin no terapéutico.

El experto ha dado a conocer su trabajo en una conferencia internacional sobre edición genética que se está celebrando en Hong Kong, lo lógico es que se hubiera publicado el trabajo en una revista científica, perosabe que habría tenido problemas para ello. Aunque las intenciones puedan parecer buenas, ya que el experto afirma que ha llevado a cabo este trabajo con la edición genética, por el grave problema que la infección genera en China, son pocos los investigadores que se creen sus palabras, advirtiendo que no ha sopesado algunos riesgos serios, ya que se desconocen los efectos que pueda tener en los seres humanos la edición genética a medio y largo plazo, pesando más los riesgos que los beneficios.

Expertos en la materia comentan que esta tecnología todavía está en pañales, no se sabe controlar y no se sabe si es suficientemente segura. Hay que aclarar que la noticia no se ha contrastado y confirmado, quizá no es verdad y tiene una finalidad puramente económica, ya que las mayores beneficiadas de una noticia así serían las empresas biotecnológicas propiedad del investigador. A esto hay que añadir que las autoridades científicas de la universidad nunca recibieron la solicitud de un permiso del investigador para llevar a cabo el supuesto trabajo genético, por ello, se va a llevar a cabo una investigación en profundidad.

A la universidad no le ha gustado nada la noticia y así lo ha expresado en esta nota, declara que ha quedado profundamente conmocionada por la noticia y se ha puesto en contacto con He Jiankui para que les aclare el tema. En base a la información de la que dispone hasta el momento, se apresura a declarar que la investigación se realizó fuera del campus, que no se ha informado de ella a la Universidad, que de ser verdad se ha violado gravemente la ética académica y los códigos de conducta, que todas las investigaciones de la universidad se realizan cumpliendo las leyes y regulaciones pertinentes, dejando fuera la investigación de He Jiankui, en definitiva, que se desvincula completamente del trabajo realizado por este investigador.

A continuación podéis ver a He Jiankui explicando el trabajo realizado, destacando que las pequeñas se encuentran en perfecto estado de salud, y que el nacimiento ha supuesto una alegría para los progenitores, ya que el padre es portador del virus del sida y no creía que podría procrear debido a ello. Las niñas se concibieron mediante inseminación artificial, una vez fecundados los óvulos se procedió a inyectar reactivos de la edición genética a fin de inactivar el gen CCR5. Parece ser que se alteraron los embriones de siete parejas que se iban a someter a un tratamiento de reproducción asistida, pero sólo uno de los embarazos llegó a término. No se explica qué paso con los seis restantes y qué falló, algo que debería aclarar siempre que se confirme la noticia.

El genetista era consciente del revuelo que causaría su anuncio, algo lógico, pero no cree que su trabajo suponga problemas éticos. Esto es una contradicción, ya que sabe perfectamente que la edición genética es una tecnología que todavía debe ser estudiada en profundidad, que no ha cumplido con los procedimientos que se deben seguir en una investigación científica, que se desconoce cómo puede afectar la alteración del gen a las niñas a corto, medio y largo plazo, etc.

No tardaremos en conocer la verdad, de confirmarse el trabajo, es probable que las niñas que tienen (supuestamente) protección contra el sida sean sometidas a investigaciones y un continuo seguimiento, por otro lado, conoceremos las consecuencias que el hecho tiene para el investigador, que comenta que entiende que su trabajo será polémico, pero cree que las familias necesitan esta tecnología y por ello, no tiene problemas en aceptar las críticas. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en Npr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...