Muchos padres no advierten que sus hijos han sido abusados

Lamentablemente la violencia infantil es algo de todos los días para miles de niños en el mundo entero, ya sea en cualquier de sus tipos, violencia física o psicológica, así también como la negligencia de los adultos responsables de ese pequeño, o también acoso o abuso sexual, algo que los afectará por el resto de sus vidas.

Si bien las estadísticas indican que la mayoría de los niños que son víctimas de maltrato infantil consiguen desarrollarse sin convertirse luego en criminales a causa de las experiencias negativas que han vivido, no se puede dejar de tener en cuenta que un 30% de esos niños se involucrará en conductas delictuales, lo que no es poco.

El Doctor Enrique Macher Ostolaza, Director General del Instituto Nacional de Salud Mental ´Honorio Delgado – Hideyo Noguchi´, participando de la campaña “Todos contra la violencia hacia niñas, niños y adolescentes”, ha comentado:

“Se ha constatado que los niños, niñas o adolescentes que son objeto de algún tipo de maltrato, son proclives a tener problemas conductuales, emocionales y sociales en su vida posterior”…“Es necesario orientarlos hacia sus cualidades en vez de resaltar sus debilidades porque estamos atentando contra su autoestima. Cualquier forma de violencia incluida la verbal puede generar círculos depresivos”.

Algo realmente alarmante es que los padres tienen mucho que ver con el maltrato infantil, ya sea porque son los victimarios en base a ciertas conductas tachables, tales como una crianza a base de gritos o golpes, de descalificaciones o humillaciones permanentes en las que se destacan los defectos de los hijos o se los vive poniendo en penitencia, o también en los casos en los que los niños son abusados o maltratados por un tercero, ya sea de la familia o no, y los padres no advierten que algo está pasando con sus niños.

Es sumamente importante abrir bien los ojos ante cualquier comportamiento extraño que presente un niño, tanto padres como maestros o vecinos pueden darse cuenta si un niño ha sido abusado o maltratado si presenta cambios de humor, se vuelve retraído, llora sin motivos o es violento con niños menores a él, por ejemplo, entre otras cosas.

“Si es una persona que no reniega mucho o es jovial y de pronto cambia su carácter o actitud, deja de estudiar, se esconde, de muerde las uñas, es porque quizás está sufriendo algún tipo de violencia. Es importante enfrentarla y denunciarla si es necesario”.

En el caso de los adolescentes el problema se incrementa ya que es un momento en la vida del individuo en el que por lo general no mantiene una buena relación con los padres y muchas veces los adultos no entienden a sus hijos y tienden a descuidarlos o a no tratar de comprenderlos ya que interpretan que sus conductas forman parte de la rebeldía natural de la adolescencia y es mejor no hacerles caso.

“Los adolescentes sufren cambios y los padres en vez de gritarlos, regañarlos y golpearlos debemos ayudar a que se formen como personas íntegras. Si los maltratamos criticándolos obviamente van a ser rebeldes. Maltratarlos a esta edad es generar traumas que repercuten en su vida”.

Vía | rpp
Foto | Jemal

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...