Mayor esperanza de vida para bebés con VIH

En muchos casos la falta de información provoca que aumente todo el tiepo la cifra de infectados por el VIH, muchos de ellos son menores recién nacidos, en casos en los que las madres desconocían que estaban infectadas al momento de concebir por lo que a los menores les fue transmitida la carga viral en el momento del parto o durante la lactancia.

En la actualidad existen muchos bebés menores de un año que son diagnosticados con VIH siendo los individuos más jóvenes en llevar tratamiento retroviral para controlar la infección, lo cierto es que para estos pacientes las espectativas de vida han aumentado positivamente en los últimos años, por lo que los especialistas manejan información de buen pronóstico para esos niños.

Se sabe por ejemplo que un bebé nacido de una madre con VIH positivo, iniciando su tratamiento retroviral pediátrico lo ántes posible puede ver extendida su sobrevida a la enfermedad hasta por más de 20 años en total, por lo que se  espera que en los próximos años inclusive esos valores sigan sumando años en la esperanza de vida de los pequeños con VIH.

Las pruebas de VIH en los recién nacidos difieren de aquellos que buscan el resultado en los adultos, ya que en una persona grande se buscan anticuerpos contra la enfermedad en la sangre, mientras que en el caso de los bebés se conservan en el organismo los anticuerpos del VIH que generó la madre durante los primeros 18 meses de vida, pasado ese tiempo se debe hacer la prueba de detección.

A los 14 días del nacimiento del niño se deben hacer las pruebas preliminares de VIH, de no ser así se deben realizar entre el primer mes de vida hasta los seis meses. Los médicos indican que es necesario que se realice un recuento sanguíneo completo luego del nacimiento, además de una revisación que descarte la presencia de anemia, siendo este el efecto secundario más común de la seis semanas de tratamiento con agentes retrovirales que deben recibir los pequeños de madres portadoras para reducir los riegos de infección por VIH.

Los bebés infectados con VIH que no reciban el tratamiento son vulnerables a todo tipo de bacterias oportunistas que ponen en riesgo sus vidas, por lo que se trata de una gran ventaja que el sector salud pueda cubrir en un 100% la prueba de detección en las futuras mamás para conseguir que los pequeños nazcan libres de la enfermedad del VIH.

Vía |  Sipse
Foto | The online allergist

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...