Maanasa Mendu, una niña de 13 años que ha creado unas hojas solares para generar energía limpia

Maanasa Mendu es una niña de 13 años que ha sido noticia por ganar el concurso Desafío al Joven Científico (Young Scientist Challenge), al presentar un innovador sistema formado por unas hojas solares para generar energía limpia, son hojas que además aprovechan la energía del viento y la generada por la lluvia.

Maanasa Mendu

A lo largo de los últimos años hemos conocido a pequeños genios, niños que han puesto en marcha negocios muy productivos, que se han convertido en programadores más cualificados que adultos que cuentan con la correspondiente titulación, niños que han demostrado tener un talento innato en diferentes disciplinas, ciencias, matemáticas, historia, robótica, etc. Hoy nos hacemos eco de uno de uno de esos casos que demuestran que algunos niños tienen un enorme potencial para construir un mundo mejor, hablamos de Maanasa Mendu, una niña de 13 años que ha creado unas hojas solares para generar energía limpia, son hojas cuyo coste de producción no supera los 5 dólares y pueden proporcionar energía limpia.

El invento ha hecho a la pequeña Maanasa Mendu merecedora de recibir un premio en el Discovery Education 3M (Young Scientist Challenge), se trata de un concurso científico (Desafío al Joven Científico) orientado a los estudiantes de secundaria de Estados Unidos, organizado por Discovery Education y la compañía 3M, es similar al certamen Europeo de Jóvenes Científicos. Los participantes deben presentar su proyecto explicado brevemente en un vídeo, dicho proyecto debe tener como objetivo resolver un problema cotidiano. El Desafío del Científico Joven anima a los estudiantes a explorar una idea científica, pero también deben aprender la mejor forma de comunicar esa idea y explicar lo que han descubierto en apenas un par de minutos.

La pequeña ha presentado unas hojas solares que generan energía para aquellas comunidades que necesitan fuentes energéticas económicas para poder desarrollarse, es decir, es un invento destinado a ayudar a los países en vías de desarrollo. Parece ser que la creación de este sistema surgió a raíz de un viaje realizado a la India, donde la niña pudo comprobar que muchas personas no tenían acceso al agua limpia o a la electricidad. Inicialmente su proyecto tenía el cometido de aprovechar la energía eólica, pero ahora resulta que también puede aprovechar la energía generada por el sol y el agua a partir de la lluvia.

La niña se inspiró en el modo en el que las plantas aprovechan la energía para crear estas hojas capaces de aprovechar la energía resultante de las vibraciones, cada hoja es una celda solar que a su vez es piezoeléctrica, fenómeno que ocurre en determinados cristales que al ser sometidos a tensiones mecánicas, su masa adquiere una polarización eléctrica. Todo el conjunto recoge energía que se puede reutilizar. Hay que decir que aunque es un sistema cuya puesta en marcha es muy rudimentaria, es efectivo y sólo necesitaría un nuevo diseño y la implementación tecnológica necesaria.

Evidentemente, se trata de un prototipo cuya puesta en marcha ha sido muy barata, la pequeña comenta que es necesario realizar más pruebas para poder perfeccionar su invento, para que en un futuro pueda estar disponible comercialmente. Sin duda, Maanasa Mendu tiene talento y el premio que ha recibido es un revulsivo para seguir trabajando en proyectos innovadores que contribuyan a solucionar algunos problemas que tiene la humanidad, y especialmente la población más desfavorecida. A continuación podéis ver el vídeo que presentó en el concurso, en dos minutos expone el funcionamiento, el cometido, la implantación del sistema, etc.

Para conocer más detalles sobre el invento, el premio recibido y lo que representa, os recomendamos acceder a la página oficial de Young Scientist Challenge.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...