Los pediatras podrían no seguir las pautas para la introducción de los cacahuetes en la alimentación de los bebés

Según los resultados de una investigación canadiense, la mayoría de los pediatras y médicos de familia, podrían no seguir las pautas para la introducción de los cacahuetes en los bebés, pautas que están contempladas en las actuales directrices de salud de Canadá.

Alergia a los cacahuetes

Un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Manitoba (Canadá) concluye que los médicos de atención primaria y los pediatras podrían no seguir las pautas para la introducción de los cacahuetes en la alimentación de los bebés con alto riesgo de sufrir alergia. Recordemos que el año pasado, los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos pusieron en marcha nuevas directrices basadas en los resultados obtenidos en diversas investigaciones. En estas directrices se recomienda la introducción de los cacahuetes en la alimentación del bebé entre los cuatro y seis meses de edad, con ello se puede reducir significativamente el riesgo de que desarrolle la alergia a este alimento.

Estas pautas también fueron adoptadas en Canadá, los investigadores realizaron una encuesta a pediatras, médicos de cabecera y especialistas en alergias del país para saber si se aplicaban. Según los resultados, la mayoría de los pediatras y los médicos de cabecera recomendaban la introducción de alimentos alergénicos, como los cacahuetes, entre los 6 meses y los 12 meses de edad. En cambio, la mayoría de los alergólogos recomiendan la introducción de alimentos como los huevos, la leche o los cacahuetes, entre los 4 y 6 meses de edad, siguiendo fielmente las directrices establecidas el año pasado.

Los expertos consideraban que era importante identificar qué brechas de conocimiento existían entre los médicos de cabecera, los pediatras y los alergólogos con respecto a las pautas y directrices que se deben seguir para prevenir las alergias alimentarias. Para ello, se envió una encuesta a miembros de la Sociedad Canadiense de Pediatría, la Sociedad Canadiense de Alergia e Inmunología Clínica, así como a un gran número de médicos de cabecera o familia del país. A la encuesta respondieron un total de 80 alergólogos, 170 pediatras y 206 médicos de cabecera.

Los resultados muestran que algunos médicos de atención primaria siguen recomendando retrasar la introducción de los alimentos alergénicos en niños con antecedentes familiares de alergias, es decir, lo contrario a lo recomendado en las directrices. Según los datos de la encuesta, los alergólogos eran casi 10 veces más propensos que los pediatras y los médicos de familia a recomendar las pruebas de alergia antes de la introducción de los cacahuetes en la dieta de los bebés con eczema severo. pero solo el 17% de los alergólogos, el 8% de los pediatras y el 10% de los médicos de cabecera, recomiendan de forma rutinaria pruebas de alergia a los cacahuetes en bebés con otros tipos de alergias alimentarias.

Las directrices de la Academia Estadounidense de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría han definido a un bebé en riesgo de alergia alimentaria como uno o más miembros de la familia inmediata con una afección alérgica como alergia alimentaria, rinitis alérgica (fiebre del heno), asma o eccema, sin embargo, la mayoría de los médicos de cabecera y los pediatras definieron ‘bebé en riesgo de alergia alimentaria’, como un bebé que tiene hermanos o padres con alergia a los cacahuetes.

Los alergólogos suelen recomendar al menos tres ingestas de cacahuetes por semana, el resto de expertos en salud no proporcionan consejos sobre esta cuestión. Se aprecia claramente la brecha existente en las recomendaciones que proporcionan los distintos expertos de salud, así como el hecho de que se obvian las directrices antes citadas. Los resultados muestran que es necesario informar a todos los grupos de profesionales de salud para que hablen el mismo lenguaje y sigan las directrices, ya que quienes sufren las consecuencias de esta falta de consenso son los bebés y sus familias. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica The Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice.

Foto | Helen Orozco

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...