Los niños son más propensos a sufrir apendicitis

El director médico del Hospital Infantil de México «Federico Gómez», el señor Jaime Nieto Zermeño, ha manifestado el hecho de que los niños son sumamente propensos a padecer apendicitis, una enfermedad muy propia de la infancia que no se puede prevenir de manera alguna ya que hasta la actualidad no se saben los elementos internos o externos que podrían modificarse para evitarla, ya que básicamente es una cuestión azarosa a la hora de ver a cuál niño le toca atravesarla y a cuál no.

Se sabe entonces que la población mundial menor a los 18 años de edad es sumamente susceptible a presentar un cuadro de apendicitis, por lo que hay que estar sumamente atentos ya que si no es diagnosticada y atendida de inmediato puede derivar en una infección y una peritonitis, cuadro sumamente grave que inclusive pone en riesgo la vida del paciente, sobre todo en caso de niños muy pequeños.

La apendicitis es un proceso infeccioso que se caracteriza en sintomatología por la secreción de pus, por lo tanto es primordial atender la enfermedad a tiempo ya que de otro modo la complicación deriva de la posible perforación de la pared del apéndice, lo que permite el paso del excremento a la cavida abdominal.

Como no se saben los motivos que desencadenan un cuadro de apendicitis, tampoco se sabe a ciencia cierta el motivo por el que los niños más que nadie son los que tienden a padecerla, teniendo en cuenta que se descarta el desarrollo de la infección por motivos de estilos de vida, o alimentos que puedan consumirse para provocarla. Es por todo esto que el especialista indica que las familias deben estar muy atentas a los dolores que pueden padecer los niños para poder «atajar» el problema a tiempo.

El niño puede estar sufriendo una apendicitis si siente un intenso dolor abdominal sin explicación, además de fiebre y vómitos en algunos casos, todos estos síntomas que caracterizan la infección, por lo que se trata de alteraciones de la salud que deben ser atendidas en caracter de urgentes para disminuir los riesgos de una complicación mayor.

La única alternativa una vez definido el caso es la intervención quirúrgica para tratar la enfermedad, en la actualidad la misma se hace mediante cirugía laparoscópica, un procedimiento realizado mediante pequeñas incisiones que permiten la manipilación del órgano afectado sin necesidad de abrir el vientre y que se caracteriza por ser de mínima invasión y el niño no debe pasar mucho tiempo internado, pudiendo volver a casa en un par de días.

Vía | Radio fórmula
Foto | AlexSlocker de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...