Los niños que miran mucha televisión tienden a tener mal comportamiento

Nuevos estudios han comprobado que existe una relación directa entre la cantidad de horas que un niño mira la televisión y la tendencia de éste a tener mala conducta.

Desde siempre se viene hablando de la mala influencia que puede ser el exceso de la televisión desde la infancia, si bien muchos expertos afirman que regulando el contenido y el tiempo que los niños pasan frente a la pantalla se puede conseguir un aspecto positivo y educativo, por lo general en los hogares pasa todo lo contrario y reina un consumo desmesurado por parte de los niños que no son vigilados por sus padres.

Como no podía ser de otra manera, esto tiene sus consecuencias, las que se evidencian tarde o temprano en el comportamiento infantil, ya que un reciente estudio realizado por la universidad de Glasgow en Escocia, confirma que existe una relación directa entre esto y la tendencia al mal comportamiento en los niños.

El estudio se encargo de comprobar si el miedo que muchos adultos tienen sobre el hecho de que sus niños se expongan a la televisión tiene o no fundamentos, y se encontro que efectivamente, los niños que pasan mucho tiempo frente a la pantalla chica tienden a portarse peor, que aquellos que usan su tiempo para otras cosas, como leer o jugar al aire libre.

Para esto se analizaron a 11.000 niños, nacidos a comienzos del 2.000 en el Reino Unido, todos ellos con acceso a la televisión, con la condición de que sus madres indicarían el tiempo que pasaban mirándola y el tiempo que usaban en hacer otras cosas como jugar a los videojuegos entre otras cosas, hacia los 5 años de edad.

También se les pidió a las madres que calificaran la salud psicológica de sus hijos, así también como sus habilidades sociales en escalas del 1 al 10, a los 5 y a los 7 años, para determinar su evolución.

Los resultados indicaron que los niños que consumían demasiada televisión, en promedio de tres a más horas a diario, tenían una tendencia muy marcada a tener mal comportamiento y a ser antisociales hacia los siete años de edad, con características violentas o agresivas junto con actitudes negativas como robar, mentir, pelear o hacer trampa, algo que no se vió en los niños que pasaban la misma cantidad de tiempo juegando videojuegos o haciendo otras cosas.

Los expertos involucrados han resuelto la teoría de que el tiempo que el niño pasa frente a la televisión, independientemente de lo que vea, termina por afectarlo si es excesivo.

Vía | Cana Santa
Foto | greekadman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...