Los niños obesos se enfrentan a grandes problemas de salud

La obesidad viene acompañada no solamente de cambios estéticos y físicos, sino también de complicaciones internas y de un gran daño sobre la salud del individuo que sufre por tener todo ese peso extra, y en el caso de los niños o adolescentes que son obesos los problemas se pueden manifestar tanto a corto como a largo plazo, según sugieren los investigadores de la Universidad de Oxford.

Un estudio ha demostrado que la obesidad tanto durante la infancia como durante la adolescencia represente un aumento en el factor de riesgo ante la posibilidad de desarrollar enfermedades graves, sobre todo aquellas relacionadas al corazón, incluyendo el colesterol, presión arterial elevada y variaciones en los niveles de azúcar en sangre que aumentan las posibilidades de tener diabetes del tipo 1, por otra parte estos niños tienen un engrosamiento en el músculo cardíaco, comparados a los niños que tienen un peso normal a lo largo de su crecimiento.

Si se tiene en cuenta que el riesgo aumenta conforme el niño va creciendo, el incremento en la gravedad de las enfermedades va en progreso hacia la vida adulta, por lo que los niños que son obesos tiene un riesgo 30% o 40% mayor a sufrir un accidente cerebrovascular durante su vida adulta o a desarrollar una patología cardíaca que requiera de tratamiento de por vida, comparado a los adultos que han tenido un peso equilibrado durante su desarrollo.

El estudio tuvo como objetivo el análisis de la magnitud existente de la asociación que existe entre los factores de peso extra y el riesgo que se corre de tener enfermedades del corazón en el caso de los niños, y para eso se analizaron los resultados obtenidos de 63 realizados a partir del año 1990 que incluyeron los casos de 49.220 niños, todos ellos sanos con edades entre los 5 y los 15 años.

Los estudios tuvieron en cuenta el peso y otros factores conocidos de riesgo de tener enfermedades del corazón como el colesterol alto, los niveles de glucosa en sangre o la presión arterial alta, definiendo los casos de sobrepeso en base a un índice de masa corporal de 25 a 30 y la obesidad como un IMC de 30 o más. Se pudo comprobar que los niños obesos manifestaban un riesgo mucho más alto de tener presión arterial elevada y mayores niveles de colesterol, comparados a los niños con peso normal. Los niños obesos también demostraron tener un aumento importante en la masa del ventrículo izquierdo del corazón, algo que a menudo es un marcador para la enfermedad cardíaca.

Vía | Europapress
Foto |  Pontificia Universidad Católica de Chile de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...