Los niños obesos asisten con mayor frecuencia a la consulta médica

Los expertos en salud indican que los niños que padecen de obesidad tienen una salud mucho más frágil que aquellos otros niños con peso saludable.

obesidad

Lamentablemente no es algo extraño saber que los niños que tienen sobrepeso o casos de obesidad tienen una calidad de vida mucho menor con una salud sumamente más frágil, comparados a los niños que mantienen un peso saludable, ya que eso es exactamente lo que se refleja en sus historias clínicas, sabiendo que los niños con peso excesivo son los que acuden con mayor frecuencia a la consulta médica.

En la gran mayoría de los casos el motivo por el cual deben ser asistidos médicamente es el dolor articular, lo que en muchos casos se puede transformar en serias lesiones en las articulaciones, sobre todo en las caderas, las rodillas y la espalda, problemas que comparten con los adultos obesos, que ya ven seriamente complicada su situación a nivel salud.

Al respecto, el doctor Everth Mérida Herrera, médico ortopedista del Servicio de Endoprótesis del Hospital de Ortopedia “Doctor Victorio de la Fuente Narváez”, del Instituto Mexicano del Seguro Social indicó que en circunstancias normales los problemas en las articulaciones se dan mucho más adelante en el camino de vida, pero en el caso de los niños obesos comparó sus cuerpos con los neumáticos de un automóvil:

“es lógico que en determinado kilometraje se deben cambiar las llantas porque sufren desgaste natural, pero si todo el tiempo carga sobrepeso, se gastan más rápido”.

Son muchos los niños que presentan problemas en las articulaciones que posteriormente se pueden convertir en enfermedades mayores, como por ejemplo displasia de la cadera que puede provocar una enfermedad degenerativa que marcará de por vida sus posibilidades de tener un desarrollo saludable.

Los problemas en las articulaciones desde la infancia no solamente afectan al niño en lo inmediato impidiendo que realice actividades comunes como jugar, andar en bicicleta o hacer algún deporte, sino que además pueden convertirse en lesiones sumamente serias que cambiarán de plano sus perspectivas en la vida, a la hora de tener buena salud, movilidad o de conseguir un buen empleo.

En todos los casos lo mejor es prevenir la obesidad infantil y procurarle al niño un peso saludable, comenzando por cambiar su dieta por opciones ricas y nutritivas eliminando las materias grasas, los dulces, la comida chatarra o las bebidas carbonatadas, y combinando esta alimentación con una vida activa en la que se dediquen a realizar algún tipo de actividad física no menos de 30 minutos al día.

Vía | Pulsos
Foto | zalouk webdesign

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...