Los niños nacidos por cesárea tienen mayor riesgo de desarrollar obesidad

Un grupo de investigadores estadounidenses del Hospital de la Infancia de Boston en Estados Unidos, llevó adelante un estudio en el que se ha podido confirmar la teoría de que aquellos niños que nacer por cesárea tienen muchas mayores posibilidades de padecer obesidad, comparados a aquellos que nacen por parto natural.

Con esto se vuelve a sacar un viejo tema que indica que existe una estrecha relación entre la forma de parto por cesárea y el sobrepeso durante la infancia, por lo que se aconseja una vez más que las mujeres intenten tener a sus bebés por vías naturales, desaconsejando la cesárea por elección y dejando esa alternativa solamente en situaciones especiales por motivos estrictamente críticos.

Para contar con esta información durante el estudio se analizó el crecimiento de un total de 1.255 niños que habían nacido en el mencionado centro sanitario entre el año 1999 y el 2002, teniendo en cuenta que 284 de ellos habían sido traídos al mundo por cesárea. El tiempo de análisis de su evolución fue desde las 22 semanas de vida hasta los tres años.

Los resultados fueron concretos, solamente un 7.5% de los bebés nacidos por parto natural padecían obesidad hacia los tres años de vida, mientras que la cifra se doblaba hasta un 15.7% en los niños que habían nacido por cesárea como forma de parto. Los especialistas indican que la relación entre parto y obesidad se debe a las diferencias en la composición de la flora intestinal entre los niños que nacen por parto natural o por cesárea. Los resultados parecen ser los definitivos aún cuando hace solamente unos meses atrás otro grupo de investigadores desmentía la relación entre sobrepeso y cesárea.

Los niños nacidos por cesárea tienen un mayor nivel de bacterias “firmicutes” que son abundantes también en los intestinos de las personas obesas, por lo tanto son uno de los factores que pueden influir en el desarrollo de esta enfermedad relacionada con el peso. Por otro lado se sabe que las cesáreas son más frecuentes en aquellas mujeres que también son madres con obesidad, algo que favorece el sobrepeso en sus propios hijos.

En resumen, los especialistas indican:

“Las mujeres embarazadas que escojan un parto quirúrgico cuando no haya motivos clínicos para hacerlo deberían saber que sus hijos serán más propensos a padecer sobrepeso”.

Vía | ABC del bebé
Foto |   bradbrundage de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...