Los niños identifican las mentiras y desconfían de los mentirosos

Muchas veces asociamos las mentiras con una etapa frecuente en el crecimiento de los pequeños, los niños que mienten pasan por un proceso en el que comienzan a identificar que son capaces de cambiar las situaciones y su realidad por juego o por beneficio, en algunas ocasiones hemos hablado de eso pero en éste caso tenemos información sobre la mentira como un signo poco fiable que los niños identifican en algunas personas.

Un estudio desarrollado en la Universidad Concordia de Montreal, en Canadá demostró que los niños observan permanentemente a las personas en su entorno y algunas en particular les parecen poco fiables sobre todo si se dan cuenta de que son capaces de mentir o de engañar, ya que los niños menores de 16 meses son completamente capaces de distinguir entre lo que es verdadero y lo que es falso negándose por ejemplo a imitar a un adulto que lo haya engañado.

La autora principal del estudio, Diane Poulin-Dubois, del Departamento de Psicología de la Universidad Concordia y miembro del Centro de Investigación en Desarrollo Humano, comenta:

“Al igual que los niños mayores, los bebés registran si un individuo es preciso o impreciso y utilizan esta información para guiar su aprendizaje posterior”…”En concreto, los niños optan por no aprender de alguien que ellos perciben como poco fiable”.

Para el estudio se formaron dos grupos de niños entre 13 y 16 meses de edad, 60 en total, y se los dividió de forma de que un grupo quede a cargo de evaluadores adultos confiables y el otro a cargo de evaluadores adultos poco fiables.

En el primer paso los adultos miraban en una caja y manifestaban mucha emoción tanto si había o no un juguete dentro de ella, luego los niños tenían acceso a las mismas para poder ver por ellos mismos si había un juguete dentro y verificar de esa manera la credibilidad del adulto. Luego de esto el mismo adulto encendía la luz presionando el interruptor con la frente en lugar de usar sus manos, a la hora de imitar solamente el 34% de los niños que tenían evaluadores poco fiables imitaron esa extraña forma de proceder, mientras que el 61% de los pequeños que tenían evaluadores confiables imitaron el comportamiento sin dudarlo.

Vía |  Univisión
Foto | Educación Infantil

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...