Los niños estadounidenses seguirán expuestos a los riesgos de los clorpirifós

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos ha decidido dar marcha atrás en su decisión de prohibir los clorpirifós (sustancias presentes en los plaguicidas), aplicados a los productos de alimentación humana. La decisión es claramente favorable a la industria de los pesticidas y pasa por alto la salud de los niños estadounidenses, ya que se ha demostrado que incluso en dosis muy pequeñas causan serios problemas de salud.

Legislación estadounidense

Los clorpirifós son unas sustancias presentes en los insecticidas organofosforados, utilizadas para controlar las plagas de insectos, está prohibido su uso en la industria alimentaria debido a su potencial toxicidad, provocando efectos neurológicos en los fetos y niños pequeños incluso en cantidades muy pequeñas. Estas sustancias también son altamente tóxicas para los animales y el medio ambiente. En Europa se prohibió su uso como plaguicida en cualquier tipo de cultivo, ya que los alimentos integran la sustancia y pasa al organismo de los seres humanos, pero no es de la legislación europea de lo que queremos hablar, sino de la estadounidense y de cómo las decisiones del actual gobierno protegen los intereses de la industria, ignorando los riesgos para la salud.

Scott Pruitt, el nuevo responsable de la EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos) ha tomado una decisión de última hora que estaba programada desde antes de la presente legislatura, ha abortado la propuesta de prohibir los clorpirifós, a pesar de la gran cantidad de estudios científicos que demuestran los graves riesgos de su uso en los cultivos alimentarios. Una mínima dosis de esta sustancia puede causar daños en el cerebro y en el sistema nervioso de los niños, afectando especialmente a las áreas del control de lenguaje, la memoria, las emociones y el comportamiento. Pero esto no parece importar a Scott Pruitt, los niños estadounidenses seguirán expuestos a los riesgos de los clorpirifós.

La era Trump está haciendo mucho daño al país, muchas decisiones se toman pensando en la industria, no nos debe extrañar que toda la información que hacía referencia al cambio climático haya sido suprimida de la página de la Casa Blanca. Pero sin desviarnos del tema, parece ser que el responsable de la EPA no sólo obvia los cientos de estudios independientes que muestran la peligrosidad de esta sustancia, también obvia las evaluaciones e investigaciones realizadas por esta misma agencia, considerando que los niveles de este pesticida que se detectan en los alimentos y en el agua, son inseguros.

La oportunidad de evitar el uso de una sustancia química peligrosa para los niños se ha desvanecido, este nuevo administrador muestra claramente que está a favor de la industria de plaguicidas. Pero qué se puede esperar de una persona que duda sobre la eliminación del plomo de la gasolina, a pesar de que está sobradamente demostrado que el plomo causa serios problemas de salud en los fetos y en los niños.

Hace un par de años la EPA propuso eliminar todo uso de los clorpirifós en los alimentos, a finales del año pasado el grupo representante de la industria solicitó que se bloqueara la decisión de vetar estas sustancias, a pesar de ser conocedores de los graves problemas de salud que causan. La EPA se negó, pero las cosas han cambiado con la decisión de Scott Pruitt. Está visto que todas las decisiones de Donald Trump parecen ir en contra de los intereses de las personas, recordemos que a principios de año, Donald Trump pidió revisar la seguridad de las vacunas a Robert F. Kennedy Jr., conocido ambientalista que considera a las vacunas culpables del autismo en los niños, algo que se ha demostrado que es falso.

En definitiva, el trabajo que se ha realizado en los últimos años para prohibir los clorpirifós y otros pesticidas organofosforados peligrosos, tendrán que aparcarse hasta que termine su mandato la administración Trump y entre un nuevo presidente más racional y con más cordura. Podéis conocer todos los detalles de la noticia a través de este artículo publicado en la página web de EWG (Environmental Working Group, Grupo de Trabajo Ambiental), que se dedica a la protección de la salud humana y del medio ambiente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...