Los niños españoles prefieren la comida con más sabor

Los niños españoles destacaron por las exigencias de su paladar a la hora de elegir alimentos en un reciente estudio que buscaba analizar el gusto infantil por la comida.

Los niños españoles demuestran desde pequeños un paladar sumamente exigente, se sabe que tienen una especial preferencia por la comida particularmente sabrosa, prefieren los alimentos que contienen más sal, más azúcar, más grasa, más condimentos y sobre todo mucho más sabor, siendo entre los niños europeos los que mayormente destacan por esta características a la hora de comer.

Esto ha sido revelado gracias a un estudio desarrollado gracias a la participación de 1.700 niños pertenecientes a ocho diferentes países europeos además de un centro español llamado Genud de la Universidad de Zaragoza, que ha encuestado a 200 niños de Zaragoza y de Huesca en cuanto a sus preferencias culinarias.

Los resultados demostraron que el país en el que se vive juega un papel fundamental a la hora de marcar las tendencias y preferencias en sabores, lo que desmiente en gran parte que todos los niños tienen un igual gusto por lo dulce y lo salado, lo cierto es que lo que prefieren los niños en cada caso es mucho más complejo de lo que se venía pensando.

El estudio, titulado “Identificación y prevención de los efectos sobre la salud inducidos por la dieta y el estilo de vida en niños” funcionó en base a pruebas sensoriales para determinar la preferencia de los niños por la sal, el azúcar, la grasa y el glutamato monosódico, lo que refiere al umami, nuevo sabor que se ha vuelto popular en la comida japonesa, tratándose de un potenciador del sabor básico de los alimentos.

Los expertos vieron puesta su atención particularmente en el caso de los niños españoles, que destacaron sobre todo por ser quienes más decantaron por la comida en extremo sabrosa, en lo posible condimentada con umami, al respecto Silvia Bel-Serrat, coautora española del estudio e investigadora del grupo Genud de la Universidad de Zaragoza, indica:

“Es sorprendente esta aceptación del ‘umami’ entre los niños, ya que al probar el glutamato monosódico combinado con agua, su sabor no resulta atractivo”…”Sin embargo, introducido en los alimentos el sabor es totalmente contrario, se potencia el sabor alimento y hace que sea mucho más sabroso”.

Vía | El Comercio
Foto | Bruno Unna

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...