Los niños criados afectuosamente tienen un hipocampo 10% más grande que el resto

Un nuevo estudio ha resuelto la teoría de que los niños que son criados de forma afectuosa desarrollan una estructura cerebral diferente, más específicamente, cuentan con un hipocampo mayor, que es la zona del cerebro encargada de las funciones de la memoria, más precisamente un 10% más grande que los demás niños.

El estudio estuvo en manos de un grupo de psiquiatras y de neurocientíficos de la Universidad Washington de Saint Louis y se trata del primero en su tipo en relacionar el tamaño del cerebro de los niños con la manera en la que son criados, para ello se analizaron imágenes cerebrales de un grupo de niños de entre 7 y 10 años de edad, cuando los mismos tenían entre 3 y 6 años de vida, todas en situaciones en donde los niños interactuaban con alguno de sus padres, en la mayoría de los casos, con la madre.

Los escáneres cerebrales se analizaron uno por uno, en total fueron 92 los niños participantes y los resultados fueron diversos, alguno de ellos eran mentalmente sanos y algunos otros en cambio tenían síntomas de depresión durante su crecimiento, los pequeños sanos y criados con afecto demostraron tener un hipocampo casi un 10% más grande que todos los otros niños que no fueron criados amorosamente.

La profesora de psiquiatría infantil Joan L. Luby, explica:

“sugiere un vínculo claro entre la crianza y el tamaño del hipocampo”…”Tener un hipocampo casi un 10 % más grande es una evidencia concreta del poderoso efecto de la crianza”.

En base a los resultados se aboga por fomentar una crianza mucho más amorosaen la actualidad ya que el cuidado y el afecto recibido desde edades tempranas claramente tiene un impacto sumamente significativo durante el desarrollo posterior de la persona, los beneficios de una crianza apropiada no son exclusivos de los factores psicosociales, sino que además representa un beneficioso cambio anatómico en el cerebro.

Cabe aclarar que si bien en el 95% de los casos que se estudiaron participaron las madres biológicas de los niños, los especialistas indican que el efecto en el cerebro del niño tratado con afecto es el mismo si el cuidado lo brinda el padre, los abuelos o los padres adoptivos.

Vía |  Google News
Foto | parenthoodandkids

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...