Los implantes mamarios no perjudican la lactancia materna

Analizamos todo lo que una mujer debe saber sobre la forma en la que influye una operación para aumentarse los senos en la posterior lactancia materna.

bebe-lactancia

El aumento mamario es una de las cirugías más solicitadas, son muchas las mujeres que no se sienten conformes con sus senos y que por eso mismo acuden a que se los aumenten con prótesis, mientras que otras aun no se atreven por falta de información sobre la vida luego de dicha operación ya que una de las dudas más frecuentes es la que tiene que ver con que si esto interfiere luego con la posibilidad de dar de lactar a un bebé.

Entre los miedos frecuentes de las mujeres que quieren optar por prótesis mamarias encontramos la imposibilidad futura de tener una lactancia normal, si es que acaso esto puede influir en la cantidad de leche o en su calidad, inclusive si existe un riesgo de que los implantes mamarios se rompan durante esta etapa en la vida de una mujer.

Para resolver algunas de estas cuestiones es que el cirujano plástico y reconstructivo Pablo Dávalos expresa:

“La introducción de prótesis, ya sea por delante del músculo y tras la glándula mamaria o por detrás del músculo pectoral no afecta a la estructura y anatomía del funcionamiento de la glándula mamaria. Por lo tanto, la lactancia en mujeres que no han sido mamás o en aquellas que ya la fueron, no implica problemas”.

Por otra parte, se indica que la cantidad de leche que produce una madre durante la lactancia no tiene que ver con el tamaño de la glándula mamaria sino con el tejido funcional de la mama, y la producción que consiga tiene mucho que ver con la dieta que mantiene y la estimulación del bebé en los pezones. Es destacable que no hay un problema que pueda afectar puntualmente a las mujeres con prótesis, sino que tanto las que tienen como las que no se exponen por ejemplo a problemas como por ejemplo la mastitis que es la oclusión de los conductos de la mama cuando no existe un buen drenaje.

Sobre el miedo de la posible ruptura de una prótesis durante la lactancia vale destacar que no existe riesgo alguno de que esto ocurra durante este período en la vida de la mujer, como expresa el cirujano plástico Byron Salazar:

“Si se utilizó la técnica adecuada y se colocaron implantes de solución salina, el compuesto no se introduce en la leche, pues la absorberá el cuerpo; solo habrá una disminución del tamaño de la mama. Pero en el caso de utilizar prótesis de silicón, el tipo de relleno que posee es un gel viscoso que no se va a esparcir en los tejidos vecinos”…”Si se colocan prótesis de mala calidad -que sí existen en el mercado-, estas no dan seguridad y garantía al paciente y si se llegan a romper, su contenido puede introducirse en los tejidos, pero es difícil que se vaya a mezclar con la leche. Pero se corre el riesgo de que se produzca un proceso inflamatorio en el seno y atrofie la glándula. La mujer tendrá que tomar antibióticos y someterse a una cirugía para limpiar el seno y suspender la lactancia”.

Si una mujer tiene la idea de colocarse prótesis mamarias y de tener un bebé, lo mejor dentro de lo posible es que se organice y tenga primero al niño, atraviese todo el proceso de lactancia y posteriormente se someta a la cirugía para realzar el busto, alrededor de unos dos años luego del parto.

Cuando esto no se da así y la mujer primeramente se realizó la operación para aumentarse el busto, debe tener en cuenta que si quiere ser madre debe esperar por lo menos de 6 a 7 meses o en el mejor de los casos 1 año entero para embarazarse.

Vía | El Comercio
Foto | Krisztina.Konczos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...