Los fármacos para casos de déficit atencional no dan buenos resultados

Un reciente estudio ha demostrado que las terapias actuales para tratar el déficit atencional no generan buenos resultados en los pacientes.

deficit-atencion

Un reciente estudio a demostrado que los fármacos utilizados en los tratamientos necesarios para niños que padecen déficit de atención, no consiguen ayudar de forma eficaz con el problema, dado que los síntomas continúan en la mayoría de los casos hasta los 6 años posteriores a haber terminado de tomar las medicinas

En la actualidad son cada vez más frecuentes los diagnósticos que indican que los niños padecen este problema, en los Estados Unidos, por ejemplo, nada menos que el 7% de la infancia convive con esta condición que puede perjudicar seriamente su desarrollo.

En muchos casos el diagnóstico tarda en hacerse efectivo porque se cree que se trata de un rasgo de la personalidad del niño, por eso se empeora mucho más el panorama ya que el tratamiento indicado también tarda en aplicarse en el paciente. Los profesionales en salud se debaten entre dos líneas de conducta en cuanto a la forma de ayudar a estos niños, mientras muchos sostienen que los fármacos son la mejor opción, otros muchos optan por sistemas que modifiquen la conducta solamente.

En base a esta dualidad en criterios es que los investigadores del hospital Johns Hopkins de Estados Unidos se dedicaron a estudiar los beneficios y consecuencias de ambas teorías realizando un seguimiento de seis años de duración a niños con déficit atencional de moderado a severo, diagnosticados entre los 3 y los 5 años, que recibían diferentes terapias, para analizar los resultados de los diversos tratamientos.

Se pudo comprobar que en el 90% de los casos los niños continuaban presentando exactamente los mismos síntomas como el poco control de sus impulsos, la hiperactividad y la pérdida de atención constante, por lo que se llegó a la conclusión que las alternativas terapéuticas actuales para enfrentar este problema no son eficaces realmente.

“Nos dimos cuenta de que el déficit atencional en preescolares puede convertirse en un mal crónico más que persistente, por lo que se requieren mejores tratamientos a largo plazo, tanto farmacológicos como de conducta que los que hoy tenemos”.

Vía | La Tercera
Foto | BidnaCapoeira

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...