Los bebés entienden a sus madres desde el sexto mes de gestación

Un grupo de investigadores pertenecientes al  Instituto para el Aprendizaje y las Ciencias del Cerebro de la Universidad de Washington, en EEUU, ha desarrollado un estudio que indica que los bebés son capaces de comprender a sus madres desde el sexto mes de gestación, ya que mientras se encuentra en la placenta, dentro del útero materno es capaz de escuchar a su madre y así ir aprendiendo algunos de los sonidos de su idioma a partir de escucharlos y recordarlos.

Los bebés que se encuentran en gestación por lo tanto, reconocen y aprenden su lengua materna gracias a la interacción de su madre con personas y la vida en general en el mundo que se desarrolla fuera del vientre, y al parecer lo demuestran apenas con horas de nacidos, eso es lo que explica Patricia Kuhl, que ha sido una de las participantes del estudio:

“Nuestro trabajo demuestra que, mientras está en la placenta, el bebé puede escuchar a su madre y aprender algunos de los sonidos de su idioma escuchándolos y recordándolos”…”Este estudio traslada los resultados a la experiencia con sonidos individuales desde los seis meses de gestación”…”Los bebés son los mejores aprendices del mundo”…”Están preparados para aprender incluso antes de nacer; se sienten curiosos sobre el mundo, escuchan desde la tripa de su madre y aprenden de esa experiencia”.

Para el trabajo se contó con la participación de 80 bebés recién nacidos que solamente tenían unas 30 horas de vida, y se tomaron en cuenta dos grupos, uno de lengua estadounidense en la que los pequeños debían demostrar que estaban familiarizados con este idioma aun antes de nacer, y otro con idioma sueco, siendo este idioma el que los niños habían escuchado desde el vientre materno.

Para concretar la teoría los investigadores tuvieron en cuenta la manera en la que los pequeños succionaban el pezón materno en busca de leche ante la influencia de determinados sonidos, y pudieron comprobar que los recién nacidos se aferraban en menor medida cuando escuchaban el idioma materno ya que prestaban atención, algo que no ocurría con idiomas que no les resultaban familiares ya que con esos no hacían el menor caso.

Se trata de un patrón de conducta que se repitió tanto en los bebés estadounidenses como en los bebés suecos, ambos grupos reconocieron los sonidos del idioma correspondiente al que hablaban sus madres y reaccionaban completamente diferente a otros idiomas.

Vía | rpp
Foto | gnackgnackgnack

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...