Los abuelos que cuidan a sus nietos viven más tiempo

Una investigación internacional concluye que las personas mayores que cuidan de sus nietos, aumentan su esperanza de vida. Lo mismo ocurre, aunque en una proporción menor, con las personas mayores que no tienen hijos ni nietos, pero que colaboran en programas sociales ayudando a otros niños y personas adultas.

Cuidar a los nietos

Según una investigación de carácter internacional llevada a cabo por expertos de la Sociedad Max Planck para el Avance de la Ciencia (red de institutos de investigación científica de Alemania) junto a la Universidad de Basilea, la Universidad Edith Cowan, la Universidad de Australia Occidental y la Universidad Humboldt de Berlín, los abuelos que cuidan a sus nietos viven más tiempo.

Según los expertos, las personas mayores que ayudan y apoyan a los demás, sobre todo a las personas más cercanas, como por ejemplo a sus hijos al cuidar a sus nietos, se están haciendo un favor, ya que gracias a ello sus expectativas de vida aumentan en comparación con las de los abuelos que no cuidan a sus nietos. Para llegar a esta conclusión los investigadores analizaron la tasa de supervivencia de más de 500 personas con edades comprendidas entre los 70 y 103 años que habían participado en un estudio sobre el envejecimiento desarrollado en Berlín (Alemania) entre el año 1990 y el año 2009.

En el trabajo de investigación se realizó una comparativa entre los abuelos que cuidaban de los niños con los que no lo hacían, además se incluyeron a las personas mayores que no tenían hijos ni nietos, pero que proporcionaban atención y cuidados a niños y a otras personas a través de programas colaborativos. Los resultados del análisis muestran claramente que este tipo de cuidados ejercen un efecto positivo en la vida de los cuidadores. El 50% de los abuelos que cuidaban de sus nietos seguían vivos unos 10 años después de la primera entrevista que realizaron en el año 1990, lo mismo ocurría con las personas mayores que cuidaban de niños y otras personas a través de los programas sociales.

En cambio, el 50% de los abuelos y personas sin hijos ni nietos que no ejercieron la función de cuidadores, murieron cinco años después tras la primera entrevista de 1990. Aunque se ha destacado el papel de los abuelos en el cuidado de los niños, los expertos consideran que en realidad es la ayuda y apoyo emocional que brindan las personas mayores, en general, a otras personas, o sea, que el mismo efecto tendría cuidar a otra persona mayor. La diferencia entre ambos grupos radica en la esperanza de vida de quienes cuidan a sus nietos y de quienes cuidan a alguien que no tiene familia, en este caso se reduce en siete años.

Los expertos advierten que a pesar de los resultados, no deben considerarse como una panacea de una vida más larga, de lo que se trata es de tener un nivel moderado de participación en el cuidado de los niños o de otras personas, ya que se demuestra que tiene efectos positivos para la salud. En cambio, también se demuestra que una participación intensa en el cuidado de los nietos o de otras personas, aumenta el nivel de estrés y tiene efectos negativos en la salud física y mental.

Con esto quieren decir que los abuelos y personas mayores no deben abocarse a la ayuda y atención en un nivel excesivo, debe imperar la moderación y poder disfrutar de una vida tranquila. Los expertos opinan que parece plausible que el desarrollo del comportamiento social de los padres y abuelos hacia sus parientes deja huella en el cuerpo humano, beneficiando al sistema neural y hormonal. El estudio es interesante, os recomendamos leerlo a través de este artículo publicado en la revista científica Evolution and Human Behavior.

Foto | Henry Burrows

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...