Las niñas son las más afectadas por el tabaquismo pasivo

Los efectos negativos que provoca que los niños vivan en ambientes en los que existen fumadores son muchos y variados, sobre todo para las niñas, que según se ha descubierto recientemente son las que más se ven perjudicadas como fumadoras pasivas, mucho más en aquellas que particularmente tengan una sensibilidad alérgica marcada en sus primeros años de vida.

Esto se sabe gracias a la investigación de un grupo de epidemiólogos de la Universidad de Cincinnati, en Estados Unidos que desarrollaron un proyecto publicado en la revista “Pediatric Allergy and Immunology”, en el que se revela que los menores que son expuestos al humo del tabaco de forma diaria que además son sensibles a las enfermedades alérgicas, presentan un aumento del riesgo de tener una menor función pulmonar durante su crecimiento, hacia los siete años de vida, comparados a aquellos que no tienen alergias, y el grupo de alto riesgo son las niñas.

Durante la investigación se pudo ver que la función pulmonar de las niñas fue seis veces peor que la función pulmonar de los niños que también estuvieron expuestos a niveles parecidos de humo en sus ambientes cotidianos y presentaban la misma sensibilización a alergenos. Se trabajó sobre una población de unos 476 niños que vivían en el área metropolitana de Cincinnati, examinados todos ellos desde el momento de su nacimiento y a lo largo de su crecimiento hasta tener un alto riesgo de alergias según la historia familiar de cada uno, y por vivir cerca de las carreteras principales.

A cada pequeño se le tomaron muestras de cabello a los 2 años y luego a los 4 años para medir las concentraciones medias de cotinina, un metabolito de la nicotina que se usa para medir la exposición al tabaco. Cada niño también respondió cuestionarios sobre síntomas alérgicos y los ambientes a los que eran expuestos tanto en casa como en la escuela y fueron sometidos a pruebas cutáneas sobre alergia, todos ellos tenían por lo menos uno de sus padres con antecedentes alérgicos. A los 7 años de edad se les hizo una medición de la función pulmonar y se sometieron a pruebas para el diagnóstico de asma infantil.

Kelly Brunst, autora del estudio, comentó:

“Nuestro estudio muestra que el momento de la sensibilización alérgica es crucial porque los niños que son sensibles a los 2 años son más propensos a sufrir déficits pulmonares durante la infancia como fruto de la exposición al humo de segunda mano”…”no se observó a los cuatro o siete años”.

Se trata del primer estudio que se concentra en la diferencia de género en cuanto a las consecuencias de la exposición involuntaria al humo del tabaco. Existe una relación concreta entre el humo de segunda mano y la calidad pulmonar durante la infancia, sobre todo en las niñas, que depende del tiempo de exposición y de otros factores personales de sensibilidad.

Vía | La Información
Foto | Megapixel Eyes de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...