Las mudanzas reiteradas pueden perjudicar la salud de los niños

No es el ideal de prácticamente nadie pero hay veces en las que una familia no puede quedarse durante demasiado tiempo en un mismo lugar y es necesario enfrentar una mudanza cada cierta cantidad de tiempo, sabiendo bien que cada vez que uno se muda se genera una situación de gran estrés que cada uno de los miembros de la familia vive y experimenta de manera diferente.

Los niños tienen en las costumbres y en las rutinas una fuente de confianza y seguridad, es por ello que el cambio los asusta y les genera ansiedad, para un niño tener que mudarse puede afectarlo emotivamente en gran medida, ya que aunque un adulto no lo interprete así, para un pequeño significa dejar una y otra vez atrás todo lo que le es familiar, su casa, su cuarto, su lugar y al crecer, su barrio, su escuela, sus amigos.

Una sola mudanza durante la niñez puede ser una marca para toda la vida, ahora bien, muchas veces sucede que las familias deben mudarse con frecuencia, y eso es algo a tener en cuenta para amortiguar en la vida de los niños del grupo familiar ya que puede afectar notablemente su salud, con la posibilidad de desarrollar problemas psicológicos, según ha indicado un nuevo estudio publicado en la Journal of Epidemiology and Community Health.

Los investigadores identificaron que los niños que cambian de vivienda de forma frecuente tienen mayor tendencia a dedicarse a la bebida y al tabaco durante la adolescencia y la adultez. Para la investigación se hizo un seguimiento a unas 850 personas de Escocia con edades de entre 15, 35 y más de 55 años de edad durante veinte años. Los datos demostraron que 1 de cada 5 personas vivieron en la misma casa toda su niñez, 59 personas se habían mudado una o dos veces y el 21% se había mudado tres veces o más.

Aquellos niños de familias con padres solteros o con padrastros eran más propensos a mudarse, también las familias con 1 o 2 niños en comparación a otras familias con 3 o más niños que tenían menores chances de mudanza. Se pudieron asociar las mudanzas frecuentes durante la niñez con un mayor riesgo en general en varios aspectos de la vida, problemas de salud, problemas psicológios, presencia de vicios y malos modos de vida desde edades tempranas.

Aparentemente la falta de una rutina sólida en los niños y la sensación de desapego es lo que los afecta, el tener que cambiar de escuela con frecuencia puede también afectar la vida social y familiar de los niños que optan por modos de vida con efectos negativos.

Vía | Medline Plus
Foto |  ♥ Melissa ♥ de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...