Las canciones de cuna ayudan a los bebés prematuros

Nuevas investigaciones han determinado que la salud de los bebés prematuros puede mejorar notablemente si tienen la posibilidad de que sus padres les canten canciones de cuna durante su internación en las unidades de cuidados intensivos neonatales.

Los niños nacidos antes de tiempo son sumamente vulnerables a todo tipo de problemas relacionados al corto tiempo que han pasado dentro del vientre materno, por eso se debe hacer todo lo que se tenga al alcance para ofrecerles las mejores posibilidades, velando por su buena salud y por su chance de salir adelante en la vida de la mejor manera posible.

Se ha comprobado que para los bebés prematuros el amor de sus familias representa un porcentaje importante en sus posibilidades de recuperación, una de las mejores formas de respaldarlos al parecer es cantándoles canciones de cuna o realizar sonidos que sean parecidos a los latidos del corazón que sentía dentro del útero materno.

Esta gran ventaja en su evolución ha sido demostrada gracias a un equipo de investigadores pertenecientes a la Louis Amstrong Centro para la Música y Medician del Centro Médico Beth Israel en Nueva York, en los Estados Unidos, bajo el control de Joanne Loewy, quienes han descubierto que con esto se consigue que los niños prematuros con problemas respiratorios tengan un mejor pronóstico.

Para llegar a estas conclusiones se realizaron análisis sobre un total de 272 bebés prematuros que eran atendidos en once unidades de cuidados intensivos para neonatales, con resultados que han determinado que tanto las funciones neurológicas como los signos vitales pueden mejorar notablemente con la música.

Durante dos semanas se estudió el comportamiento que presentaban los pequeños en los momentos en los que sus padres les cantaban canciones de cuna, y cuando los terapeutas les acercaban un dispositivo que es capaz de simular durante diez minutos en total, los sonidos que se escuchan dentro del vientre materno, tales como el latido de corazón o las voces suavizadas, para luego comparar los signos vitales durante estos diversos periodos, determinando posibles cambios en la manera de dormir y de comer, comparada a la época en la que no recibían estos estímulos.

Los resultados fueron sorprendentes y bastante emocionantes para los investigadores que determinaron que la frecuencia cardiaca de los bebés se vio reducida en uno o dos latidos por minuto en aquellos momentos en los que escuchaban la voz de sus madres cantando una nana, o cuando escuchaban los latidos del corazón como lo hacían dentro del vientre.

Vía | Nueva Prensa
Foto | mikecogh

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...