¿La vitamina D podría reducir la incidencia de COVID-19?

Un estudio muestra que es probable que la vitamina D tenga un efecto preventivo contra el COVID-19, por lo que se podría desarrollar una estrategia para garantizar el nivel de esta vitamina en toda la población como un modo de reducir el riesgo de padecer la enfermedad.

Prevenir COVID-19

Según un estudio dirigido por el Jefe de Medicina Hospitalaria de UChicago Medicine (Estados Unidos), la vitamina D podría reducir la incidencia de covid-19. Se llega a esta deducción tras observar que los pacientes que tenían deficiencia de vitamina D (menos de 20 nanogramos por ml) tenían casi el doble de posibilidades de dar positivo por coronavirus en comparación con aquellos pacientes que tenían un nivel adecuado de esta vitamina.

Los expertos explican que la vitamina D es un elemento importante para el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, por otro lado, hay que destacar que en anteriores estudios se ha demostrado que los suplementos de vitamina D reducen el riesgo de padecer infecciones virales en el tracto respiratorio. Según el análisis de los investigadores, estos resultados se podrían aplicar en la prevención de la infección por el SARS-CoV-2, los resultados van en la línea de otros estudios en los que se ha sugerido que la suplementación con vitamina D3 podría reducir el riesgo de infección por coronavirus y sus fatales consecuencias.

Dado que la mitad de los estadounidenses tienen deficiencia de vitamina D, comprender y determinar si el tratamiento de la deficiencia de vitamina D reduce el riesgo de COVID-19, supondría un gran avance en la prevención de la enfermedad a nivel nacional y mundial. Hay que destacar que los expertos apuntan que la vitamina D es barata y es segura, por lo que sería una herramienta asequible en la prevención, siendo la mejor alternativa el consumo de suplementos y alimentos enriquecidos con esta vitamina, como el modo más adecuado para incrementar su nivel en el organismo.

En la investigación se analizaron los datos de 489 pacientes a los que se les había medido la vitamina D en sangre hace un año y antes de hacerse la prueba del coronavirus. Los datos mostraban que el riesgo relativo de dar positivo en la prueba era 1,77 veces mayor para aquellas personas que tenían deficiencia de la vitamina, en comparación con quienes tenían niveles correctos. Para los expertos, los resultados son estadísticamente significativos, pero hay que destacar que el número de participantes es reducido y no se han tenido en cuenta otras posibles causas que podrían alterar los resultados.

Consideran que se necesitan más ensayos clínicos aleatorios de las intervenciones con vitamina D para reducir su deficiencia y determinar su efectividad en la prevención del COVID-19, destacando que hay que llevarlas a cabo en grupos de riesgo, tanto para la deficiencia de la vitamina como para la posibilidad de padecer coronavirus. Lo cierto es que, quizá, se debería llevar a cabo un estudio en todos los segmentos poblacionales, dado que el mayor número de asintomáticos parece residir en la población infantil y juvenil, sería interesante comprobar cómo afectan los suplemento a la capacidad de evitar la infección.

En Pequelia hemos hablado en muchas ocasiones de la vitamina D y de la necesidad de que los más pequeños tengan niveles correctos, además de todos los beneficios que ofrece, si realmente se redujera el riesgo de infección por COVID-19, sería otra ventaja más a tener en cuenta. El estudio es interesante aunque, como hemos comentado, hay varios interrogantes, podéis conocer más detalles a través de este artículo publicado en la revista científica JAMA Network Open.

Foto | Jerome Berquez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...