La tasa de natalidad en China continúa descendiendo

La tasa de natalidad en China continúa descendiendo y las medidas que se han adoptado hasta la fecha no logran frenar la situación. Por ello, ahora se plantean ayudas económicas a las parejas para que tengan hijos, medida que quizá se debería haber puesto en marcha mucho antes.

Política de natalidad en China

Hace un par de años China anunciaba que abandonaba la política del hijo único mantenida desde 1979, las principales razones que el Gobierno del país argumentó en su momento fueron el envejecimiento de la población del país y el descenso de la población de mujeres creando una gran desigualdad de género. Se permitió a los ciudadanos tener dos hijos, pero la medida parece que resultaba insuficiente y se planteó eliminar completamente el control de natalidad para el año que viene, permitiendo que los ciudadanos chinos tuvieran tantos hijos como quisieran.

El pasado mes de agosto, los responsables políticos plantearon la creación de un fondo de procreación con el objetivo de forzar a las parejas chinas con menos de dos hijos a pagar una tasa. Esta medida tenía como cometido que las parejas concibieran más hijos a fin de evitar pagar esa tasa. Como podemos comprobar, parece que el problema es grave y el Gobierno intenta encontrar soluciones que mejoren la situación.

Pues bien, parece que las medidas que se han tomado y las que se plantea adoptar no sirven de mucho, la tasa de natalidad en China continúa descendiendo lo que obliga a adoptar nuevas medidas para frenar la caída. Según una experta en estudios poblacionales de la Universidad Renmin (China), en 2016 la tasa de natalidad alcanzó su nivel más alto desde el año 2000 (aunque se trataba de una tasa insuficiente para garantizar el reemplazo generacional), el año pasado cayó un 3’5% y en lo que va de año según los datos regionales, como la tasa de nacimientos en la provincia de Jiangsu, una de las regiones más obladas del país, la caída ha sido de un 12’8% en la primera mitad de 2018, algo similar a lo que ocurrió en otras provincias chinas.

Otra medida que se ha adoptado es el anuncio del pasado mes de septiembre de abolir las oficinas de planificación familiar, esta, sumada a las antes comentadas, suponen un paquete de medidas con las que se esperaba revertir la situación, pero nada más lejos de la realidad, las parejas chinas no quieren tener más hijos y según los datos de la Asociación China de Seguridad Social, se espera que la tasa de población anciana alcance los 400 millones de personas para finales del 2035, frente a la actual tasa de 240 millones.

Pero hay más problemas, además de la falta de mujeres, ahora se empieza a acusar la falta de trabajadores jóvenes, esto supone para este país en pleno crecimiento económico un problema, ya que debe optar por recibir trabajadores de otros países, algo que no parece gustar al gobierno. Al final, se plantea adoptar una medida que hasta el momento se había obviado, ofrecer incentivos a las parejas para que tengan más hijos, esta quizá sí sea una medida que logre calar entre las parejas chinas, aunque todo dependerá del tipo de ayuda y las cuantías económicas.

Este tipo de ayudas podrían incentivar la natalidad, si además se adopta la mencionada tasa o fondo de procreación (impuesto por tener sólo dos hijos) es posible que al final se logre frenar y revertir la situación. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en China Daily.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...