La tasa de natalidad de los Estados Unidos es la más baja de los últimos 30 años

Estados Unidos experimentó el año pasado una reducción de la tasa de natalidad con respecto a los datos del 2016, reducción que supone un mínimo histórico de las últimas tres décadas. Por otro lado, se ha incrementado la tasa de cesáreas y la tasa de nacimientos prematuros y bebés con bajo peso al nacer, que ha crecido por tercer año consecutivo.

Tasa de natalidad estadounidense

Según un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la tasa de natalidad de Estados Unidos es la más baja de los últimos 30 años en todos los segmentos de la edad reproductiva de la mujer, siendo el 2017 el año que menos nacimientos se han registrado desde 1978. El año pasado en el país se produjeron 3.853.472 nacimientos, lo que supone un 2% menos con respecto a los datos de 2016, siendo un mínimo histórico cifrado en 60’2 nacimientos por cada 1.000 mujeres con edades comprendidas entre los 15 y 44 años. Los expertos comentan que esta tasa aleja a Estados Unidos de contar con una tasa de reemplazo generacional viable, claro, que esto ya se experimentaba desde el año 1971, aunque en esta ocasión los datos son más alarmantes.

El CDC calcula una tasa de fertilidad total de 1’764 nacimientos por cada 1.000 mujeres, lo que supone una caída del 3% con respecto a los datos de 2016, la tasa de reemplazo generacional se establece en 2.100 nacimientos por cada 1.000 mujeres, lo que da una idea de la caída. Los expertos comentan que esta reducción con respecto al 2017 ha sido la mayor experimentada a nivel anual desde el año 2010.

Según el histórico, el número de nacimientos ha ido aumentando gradualmente desde principios de los años 70 tras un fuerte declive, pero ha sido un incremento inconsistente, cifras que han estado asociadas a diversos factores, como el escenario económico, el número de mujeres en edad fértil, etc. Los números se corresponden con los registrados en la oficina del censo del país, así como de otros estudios realizados que apuntaban que a medida que pasaran los años, el crecimiento poblacional dependería de los inmigrantes, es decir, lo que pasa en algunos países desarrollados.

A pesar de los datos, la tasa de nacimientos en Estados Unidos está por encima de otros países como España, Grecia, Japón e Italia, aunque poco a poco la brecha se va cerrando y en un futuro a medio plazo su tasa de nacimientos podría situarse en el mismo valor que cualquiera de los países citados. Desglosado por segmentos de edad, la tasa de natalidad en 2017 cayó un 7% (18.8 nacimientos por cada 1.000 mujeres) en mujeres de 15 a 19 años. En este mismo grupo, la tasa cayó un 55% desde 2007 y un 70% desde 1991.

En el grupo de mujeres de entre 40 y 44 años, la tasa de natalidad fue de 11’6 nacimientos por cada 1.000 mujeres, siendo un 2% más alta que en 2016, lo que coloca a este grupo como el único que tuvo un resultado más favorable en 2017. En el grupo de mujeres de entre 20 y 24 años y el grupo de entre 25 y 29 años, la tasa de natalidad cayó un 4%, en el grupo a partir de los 30 años, que en los últimos años ha sido el de mayor crecimiento, en 2017 bajó un 2%, situándose en 100’3 nacimientos por cada 1.000 mujeres.

Por tercer año consecutivo se ha experimentado un aumento de la tasa de nacimientos prematuros y bebés con bajo peso al nacer, también se ha incrementado la tasa de cesáreas un 32% frente al 31’9% registrado en 2016, aunque este dato está por debajo del máximo histórico registrado en 2009, cuya cifra fue del 32’9%.

En definitiva, los datos no son nada favorables y las razones por las que la tasa de natalidad no se incrementa son prácticamente las mismas que en otros países, al final se debe depender de las personas inmigrantes para poder garantizar el reemplazo generacional. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en My Palmbeach Post.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...