La OMS advierte que un producto químico del caucho sintético es probablemente cancerígeno

Según un informe de la OMS, un producto químico del caucho sintético, material presente en infinidad de artículos de consumo, incluidos tetinas de biberones y chupetes, es probablemente cancerígeno. La sustancia denominada 2‐Mercaptobenzothiazole (MBT) ha sido incluida en la Categoría 2B por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer.

Caucho sintético tetinas

Hoy conocemos un informe lanzado por la OMS (Organización Mundial de la Salud) en el que se advierte que el 2‐Mercaptobenzothiazole (MBT) es probablemente cancerígeno. Se trata de un producto químico que podemos encontrar en multitud de artículos como dispositivos médicos, zapatillas, tuberías, ropa interior, preservativos, diagramas, juguetes y artículos para bebés, como por ejemplo los chupetes que están fabricados con caucho sintético.

La clasificación “probablemente cancerígeno” coloca a este producto químico a la altura de la carne roja, alimento que pasó a formar parte de la categoría del Grupo 2ª, la definición de este grupo es la siguiente: “Probablemente carcinógeno para el ser humano: Cuando existen pruebas suficientes de que un producto puede causar cáncer a los seres humanos, pero no son pruebas concluyentes”. A continuación os facilitamos la lectura de la clasificación por categorías del IARC (Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la OMS).

Categoría 1: “Carcinógeno para el ser humano”: Cuando existen pruebas suficientes que confirman que puede causar cáncer a los seres humanos.

Categoría 2A: “Probablemente carcinógeno para el ser humano”: Cuando existen pruebas suficientes de que un producto puede causar cáncer a los seres humanos, pero no son pruebas concluyentes.

Categoría 2B: “Posiblemente carcinógeno para el ser humano”: Algunas pruebas apuntan que un producto puede causar cáncer a los seres humanos, pero por el momento son pruebas que están lejos de ser concluyentes.

Categoría 3: “No puede ser clasificado respecto a su carcinogenicidad para el ser humano”: Cuando en la actualidad no existe ninguna prueba de que un producto pueda provocar cáncer en los seres humanos.

Categoría 4: “Probablemente no carcinógeno para el ser humano”: Cuando existen pruebas suficientes de que no causa cáncer en los seres humanos.

Durante mucho tiempo se ha considerado a este elemento químico como culpable de algunas alergias de la piel, pero ahora además de alérgeno se considera probablemente un agente cancerígeno que está presente en multitud de productos de consumo. Según la revisión química, el MBT se ha identificado en guantes y tetinas de biberones y chupetes. No se ha considerado carcinógeno para el ser humano, pero el hecho de que se haya clasificado como probablemente cancerígeno hace que apliquemos el principio de precaución y evitemos el contacto del caucho sintético con los bebés y los niños.

Un experto británico en química pretende lanzar un mensaje tranquilizador a la población explicando que el uso de artículos cotidianos es muy poco probable que supongan una amenaza, es lógico porque vela por los intereses de la industria, pero parece que sabe más que el grupo de especialistas del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la OMS. Con la carne curada ocurrió lo mismo, la industria intentó cuestionar el estudio del IARC, ante el temor de la caída de ventas. El IARC revisó los datos disponibles de esta sustancia, incluyendo diversos estudios realizados en trabajadores de la industria química, se constató una posible relación con diferentes tipos de cáncer, pero dado que los trabajadores también estaban expuestos a otras sustancias químicas no se podía determinar con exactitud si el origen era el MBT.

Sin embargo, en una investigación realizada con animales de laboratorio se ha constatado que el riesgo de cáncer aumenta ante la exposición a este químico. En este caso, de nuevo otros expertos han apuntado que no se pueden trasladar los datos del estudio con animales a los seres humanos. Por otro lado y según leemos aquí, las empresas que fabrican este producto químico aseguran que son los trabajadores los que están expuestos, y que los consumidores en general están mucho menos expuestos a esta sustancia y además en cantidades mínimas.

Lo cierto es que los resultados de muchas investigaciones que se realizan con animales de laboratorio suelen trasladarse al ser humano, ¿por qué en este caso no? No queda más remedio que ser prudentes y más si hablamos de bebés y niños, por tanto, quizá sea conveniente prevenir y descartar todos aquellos productos que contengan esta sustancia. Podéis conocer más resultados del dictamen a través de la página oficial del IARC.

Foto | Meta Viendo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...